. El proyecto de macrovertedero comarcal

El proyecto de macrovertedero comarcal

Que hacer con la basura que genera la sociedad es uno de los problemas que trae de cabeza a ayuntamientos y gobiernos. A los vertederos les cuesta cada vez más alargar unos años de su vida útil y la incineración se convierte en una solución desastrosa para el medioambiente. Por otro lado los residuos se han convertido en un “recurso” con el que se hace negocio y, por lo tanto, condiciona que los volúmenes de la basura se reduzcan.

Los residuos urbanos (RSU) de Velilla se gestionan en el seno de la Mancomunidad del Este, una agrupación de veinticinco municipios de la comarca. La colmatación inminente del vertedero de Alcalá de Henares, que viene enterrando la práctica totalidad de los residuos que generamos, está obligando a buscar soluciones para el futuro. Desde 2011 se vienen anunciando (u ocultando) proyectos polémicos por su riesgo ambiental o sanitario.Primero fue el intento de colocarnos una planta de incineración (de “arco de plasma”), más recientemente se trata de un complejo de media docena de instalaciones, de las que forma parte un vertedero convencional. Siempre en el término municipal de Loeches, y en origen a petición de su Ayuntamiento (extraña esa vocación por la basura en Loeches). En cualquier caso se trata de una localidad vecina y, por otro lado, la gestión de los residuos que generamos 600.000 habitantes no es un asunto cualquiera. Vamos a ofrecer en estas páginas información relevante y solvente sobre lo que se conoce de este plan, también la posición y criterios que consideramos aceptables desde desde UP-Velilla, que no solamente rechazamos, si no que pretendemos que sea motivo de una reflexión rigurosa y profunda sobre el caótico estado de la gestión de nuestras basuras.

Una vez descartada la peligrosa ocurrencia de la incineradora de plasma, la Mancomunidad del Este levantó todas las alarmas sociales con la aprobación, en julio de 2014, de un convenio con el Ayuntamiento de Loeches. Los contenidos de aquél convenio apuntaban a que en el municipio de Loeches se construiría un vertedero para acoger los residuos urbanos que se generan en los municipios de la Mancomunidad (denominado “Ecoparque” o “Complejo Medioambiental de Reciclaje”). Posteriormente, ya en agosto de aquel año, el pleno municipal de Loeches aprobaba el convenio a puerta cerrada y sin la presencia de los concejales de la oposición. Que ese convenio se tramitara en época de vacaciones, y sin conocimiento de muchos plenos municipales ni de los vecinos, demuestra un claro intento de ocultamiento por parte de la Mancomunidad y una clara vulneración de diversas normativas de participación pública.

Ese déficit informativo y de participación pública levantó toda clase de rumorología y hasta posicionamientos realmente sorprendentes por parte de grupos políticos que se han pasado décadas aprobando para el Sureste madrileño complejos de alto riesgo sanitario y ambiental. Con el paso de los meses se han ido conociendo nuevos detalles sobre las intenciones de la Mancomunidad del Este en relación con el tratamiento que prevé para nuestras basuras. Muchas de estas novedades se encuentran en los enlaces que facilitamos en esta página.

Como decimos, en el mes de agosto de 2014 también se conocía la Memoria del documento de consultas previas del Plan Especial del denominado “Complejo Medio Ambiental de Reciclaje” de la Mancomunidad del Este”. Otro documento-plan que se inicia sin ninguna participación pública ni conocimiento o debate previo en los plenos municipales, a pesar de su engañosa denominación. Argumentan que en su momento se publicará en el boletín oficial y que se abrirá el período de alegaciones en la fase de evaluación ambiental. Pero seguro que nadie habría ido a la cárcel, incluso habrían respetado las leyes de participación pública, si estos planes previos se hubieran sometido al conocimiento y debate de las corporaciones municipales y al debate con los vecinos, por ejemplo a través de los consejos de participación donde están representado el tejido social. En cualquier caso la fase de evaluación ambiental tratará de eso, de los impactos al medio que generará el complejo que se construya. Pero el debate previo y público debería ser sobre el modelo de gestión, es decir, sobre la basura que producimos y sus planes de reducción, sobre la crónica especialización en acoger esta clase de instalaciones en el entorno San Fernando-Velilla-Loeches, o sobre los riesgos de la incineración (aquí o lejos).  Este empeño en el ocultamiento se produce en el primer paso de un proceso que se irá desarrollando a lo largo de los próximos meses.

La tramitación y lo que vamos sabiendo, paso a paso

El CONVENIO entre la Mancomunidad y el Ayuntamiento de Loeches establece las garantías para que en este término municipal se garantice la viabilidad urbanística del complejo que se quiere construir (“COMPLEJO medioambiental de reciclaje”). A finales de julio de 2014 se ha ratificado por la Mancomunidad del Este y por ese Ayuntamiento.

A comienzos de agosto se ha hecho pública la MEMORIA del “DOCUMENTO DE CONSULTAS PREVIAS PARA LA EVALUACIÓN AMBIENTAL PATA LA IMPLANTACIÓN DE UN COMPLEJO MEDIOAMBIENTAL DE RECICLAJE”. En este documento de 30 páginas ya se enumeran las instalaciones que funcionarán dentro del complejo, y su justificación y funcionamiento. Este documento se ha sometido, durante el mes de agosto, al procedimiento de consultas entre un número limitado de entidades, que tenían de plazo hasta el 10 de septiembre de 2014 para presentar sus sugerencias. Por supuesto, es difícil que durante el mes de agosto se puedan hacer consultas razonables ni en las instituciones ni entre los colectivos sociales, y aun menos que este importante documento pueda ser conocido por los vecinos y vecinas de las localidades de la Mancomunidad del Este.

Posteriormente se elaborará el ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL con las repercusiones y costes medioambientales que se prevén en el proyecto industrial, y se anuncia su exposición pública para que en el plazo de un mes cualquier ciudadano o institución pueda presentar sus alegaciones. El ESTUDIO, es un documento mucho más completo que la MEMORIA de las CONSULTAS PREVIAS, y tratará fundamentalmente de la incidencia ambiental de las instalaciones que se pretenden construir, en ningún caso se plantearán planes para reducir la basura en origen, con lo que difícilmente podrá tratarse sobre la causa y las dimensiones del complejo.

Con las alegaciones recogidas y se elaborará el INFORME de ANÁLISIS AMBIENTAL, que de ser informado favorablemente podrá recoger las correcciones sugeridas en las alegaciones presentadas y que pueden modificar el proyecto original. La legislación prevé igualmente la posibilidad de una DECLARACIÓN NEGATIVA por incompatibilidad con la conservación de los recursos o los valores medioambientales afectados (art. 34 de la LEY 2/2002, de 19 de junio, de Evaluación Ambiental de la Comunidad de Madrid).

El “Complejo Medioambiental de Reciclaje” de Loeches

A diferencia del primer proyecto de incineración de 2011 (la planta de arco de plasma) este complejo que ahora se ofrece en las treinta páginas de la Memoria parece centrarse en la revalorización de los residuos, mediante instalaciones destinadas a extraer de la basura la mayor cantidad de residuos aprovechables, reduciendo la cantidad del residuo que finalmente acabará en vertedero respecto al volumen que actualmente se entierra en Alcalá de Henares. Los datos principales que ofrece la Memoria del “Documento de Consultas Previas“, y la situación actual de la gestión de RSU, son los siguientes:

  • Localizacion vertedero LoechesEn la actualidad el 100% de los residuos orgánicos, junto con los rechazos de la bolsa amarilla, de la comarca, acaban en el vertedero de RSU Alcalá de Henares. Los envases ligeros (bolsa amarilla) se transfieren a la planta de clasificación de envases de Nueva Rendija (en San Fernando de Henares). Existe también una instalación de generación de energía eléctrica a partir del biogás producido por la fermentación de los RSU del vertedero.
  • La gestión de los residuos en la C. de Madrid es bastante lamentable. Según los objetivos de la Estrategia de Residuos de la Comunidad de Madrid (2006-2016), para el año de finalización de ese plan (2016) la cantidad total en peso de los residuos con destino a vertedero no debería superar el 35% de esa clase de residuos, en relación a los datos de 1995. La lamentable realidad es que la previsión alcanza al 174% (ver gráfica adjunta). Estos son datos regionales, intentar averiguar cual es el desfase en nuestra comarca es imposible, la Memoria sencillamente no ofrece ningún dato de volúmenes de RSU en los últimos años, ni las previsiones para cuando esté en marcha el complejo industrial.
  • En la Memoria se estima que para el año 2016 se “valorizará energéticamente” al menos el 5% en peso de los residuos de envases generados. Este dato es muy relevante por que puede corresponder con los RSU que podrían ser incinerados en la cementera de Morata de Tajuña, como se explica más adelante. En ese horizonte de 2016, se estima en el documento, reciclará un mínimo del 55% del peso de los residuos de envases generados.
  • El objetivo del “Complejo Medioambiental de Reciclaje” de Loeches es conseguir que el 55% de los residuos sean valorizados.
  • Instalaciones principales del complejo. Según la Memoria:
    • Planta de tratamiento de la basura orgánica. Diseñada para tratar 227.000 Tm/año. Una vez separada la parte orgánica de la bolsa se traslada a la Planta de Tratamiento Biológico, en este módulo (de 120.000 Tm/año) se produciría enmienda orgánica (fertilizante), y compost.
    • Planta de clasificación de envases (bolsa amarilla). Con una capacidad de 13.500 Tm/año. Se separaría el material valorizable con destino a reciclaje.
    • Depósito controlado de rechazos. Para los RSU que no tengan ningún aprovechamiento. Se enterrarán estos restos en balas plastificadas. Este depósito tendrá un volumen útil de unos 3.850.000 m3 y ocupará una superficie de  350.000 m2.
    • Planta de tratamiento de residuos voluminosos. Línea de desmontaje y trituración de electrodomésticos, electrónica y eléctricos.
    • Línea de procesado de residuos industriales asimilables a domésticos.
    • Planta de tratamiento de residuos vegetales. Se incorporarían al proceso de la Planta de Tratamiento Biológico. Capacidad para 2.000 Tm/año.
    • Planta de tratamiento de lixiviados. Se trata del residuo líquido que generan todos los procesos anteriores, y que acabarán en las aguas superficiales o subterráneas..
    • Desodorización de las emisiones gaseosas (para entendernos: malos olores y posibles emisiones tóxicas). Dice el documento que las naves que puedan generar malos olores serán cerradas y con captación de aire. También se instalarán filtros biológicos.
  • La localización elegida. El complejo ocupará 582.000 m2, siendo la urbanizada de 48.500 m2 y la altura de las instalaciones de unos 16 m. El punto elegido (suponemos que ofrecido por el Ayuntamiento de Loeches) se localiza en las inmediaciones de la carretera M-206, de Torrejón a Loeches, y la M-203. Los terrenos se encuentran a 3,5 Kms del río Henares y a 1,5 Kms del arroyo Pantueña. La zona elegida ya se encuentra saturada de instalaciones de tratamiento de residuos. A poca distancia se encuentra el vertedero de residuos industriales, y los de tratamiento de RSU de la La Rendija y la La Rendija II, todos ellos en el entorno de la carretera M-206 y dentro del término de  San Fernando de Henares (aunque muy cerca de Mejorada del Campo).
  • Por estas vías circularán diariamente unos 200 camiones recolectores de RSU procedentes de los municipios asociados a la Mancomunidad. También otros 5 camiones de grandes dimensiones para el transporte de subproductos.

Lógicamente para todo lo anterior habrá que estar a la comprobación de posibles cambios en el proyecto constructivo y, por supuesto, en el estudio de impacto ambiental que habrá de someterse a información pública de alegaciones.

Estas instalaciones darían servicio a la gestión de residuos a un algo más de los 600.000 habitantes de la Mancomunidad del Este. Nuestro municipio pertenece a la Mancomunidad desde 2010. Los municipios que pertenecen a la Mancomunidad del Este son: Alcalá de Henares, Arganda del Rey, Ambite, Campo Real, Meco, Paracuellos de Jarama, Pezuela de Las Torres, Los Santos de La Humosa, Villar del Olmo, Ribatejada, Villalbilla, Valverde de Alcalá, Loeches, Anchuelo, Corpa, Pozuelo del Rey, Santorcaz, Torres de La Alameda, Olmeda de Las Fuentes, Ajalvir, San Fernando de Henares, Nuevo Baztán, Velilla de San Antonio, Torrejón de Ardoz, y Mejorada del Campo. Igualmente se encuentran en trámite de adhesión a la misma, por haberlo acordado así sus respectivos plenos, los municipios de Rivas Vaciamadrd, Coslada, Daganzo de Arriba y Camarma de Esteruelas, y Valdeavero.

La reducción de basura en origen. Un objetivo que no se contempla

Sorprende que la Memoria no ofrezca los volúmenes de residuos que generamos actualmente, los que tiene previsto tratar, reciclar o “valorizar”. Estos datos son importantes para poder evaluar el objetivo que se pretende de “reducir la eliminación de residuos en depósito”, o para conocer la eficiencia del sistema en el objetivo de reducir las basuras en origen, tal y como se establece en el art. 15 de la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, y en la Ley 5/2003, de 20 de marzo, de Residuos de la Comunidad de Madrid. El documento de Estrategia de Residuos de la Comunidad de Madrid informa que en 2012 se trataron (enterraron) 375.850 Tm (tabla 17).

Objetivos de eliminacion de RSU en vertedero

Esta gráfica pone en evidencia la pésima gestión de las basuras en la Comunidad de Madrid. Obsérvese como lejos de cumplir el objetivo del 35% de reducción de basura a enterrar (respecto de 1995) la previsión es que se alcanzará el 174%, en 2016, con la tendencia actual. Pulsar sobre la imagen para mejorar su visibilidad.

En cualquier caso el sistema actual es bastante deficiente en ese objetivo de reducir el volumen de basura que finalmente acaba en vertedero. Aunque la Memoria pasa de largo sobre estos importantes datos es posible comprobar el desastre de la gestión de RSU en la C. de Madrid acudiendo a los que ofrece el documento de Estrategia de Residuos de la Comunidad de Madrid (2006-2016). En esa gráfica se puede comprobar que el objetivo de reducción de basura enterrada en vertedero era del 35%, respecto a 1995, sin embargo la actual tendencia de incremento sitúa esta cifra en el 174%. Es decir, no parece serio que el simple hecho de que se construya una instalación-vertedero para el tratamiento de basuras, o que se mejore la separación de los RSU en esas instalaciones, vaya  provocar una reducción tan acusada, para 2016. Una reducción de este tipo, y aun mayor, podría alcanzarse con un plan de estímulos fiscales desde los municipios (a la reducción de la bolsa de basura), con campañas dirigidas a este fin, educando a los consumidores respecto a los envases, negociando con los centros comerciales su política de envases, etc. Nada de eso es parte del complejo industrial, la Mancomunidad del Este evita abordar este importante objetivo, y tiene sentido, su prioridad reconocida es conseguir el máximo de material valorizables (“se propone el principio de que los residuos han de gestionarse de forma que se optimice su aprovechamiento como recurso“, pág. 16 de la Memoria). Es decir hay un interés especial en conseguir el mayor volumen de residuos aprovechable, para reciclado, fertilizante, incineración, etc. Y ese criterio es contrario a la reducción de la bolsa en origen. Por eso decimos que se comprende que no ofrezcan datos de volúmenes actuales y de objetivos de reducción (y no sólo de lo que acaba en vertedero).

El riesgo de incineración de basuras es real

Planta Morata

La cementera de Morata es visible desde cualquier punto de la Comarca. En la actualidad quema residuos como neumáticos, y en el futuro podría incinerar el “recurso basura” del nuevo vertedero. FCC es la propietaria, la misma que gestiona nuestro “recurso-basura”.

Es importante recordar que en todo momento la prioridad del tratamiento de basuras que se propone es la de optimizar su aprovechamiento como recurso. Entre el aprovechamiento previsto hay una previsión de que el 5% del peso total se destinará a “valorización energética” (pag. 8 de la Memoria). Aunque es cierto que la incineración no forma parte de las instalaciones del complejo, no se puede descartar descartar que se pueda hacer fuera. Y aquí si tiene importancia saber que la gestión de nuestra basura está en manos de la empresa ECOMESA, del grupo FCC, y que el citado grupo es desde 2008 el propietario de la planta de Portland de Morata de Tajuña, que lleva años quemando residuos de toda clase (neumáticos, entre ellos). Morata tiene, a día de hoy, el índice más alto de mortalidad por enfermedades de las vías respiratorias, según detalla el informe Atlas de mortalidad en España 1984-2004, publicado en julio de 2013 por la fundación BBVA. El aprovechamiento de la basura como combustible es un grave problema sanitario, como vienen poniendo también de manifiesto las emisiones de la planta de Valdemingómez. La Mancomunidad del Este no ofrece en su Memoria ninguna prevención frente a este potencial destino de la parte “energéticamente valorizable” de la basura.

La gestión de nuestras basuras es un asunto de riesgo que exige la mayor participación pública, y sin trampas

Vertedero RSU Alcala de Henares

Vertedero de RSU de Alcalá de Henares

La aprobación en la Mancomunidad del Este del convenio con el Ayuntamiento de Loeches se llevó a cabo sin el conocimiento previo del Ayuntamiento de Velilla de San Antonio. El asunto de como resolver el problema de las basuras de 600.000 habitantes es demasiado serio para que un pequeño grupo de personas tomen decisiones sin información previa. Tampoco ha sido debatida la Memoria del “Documento de consultas previas”. Por supuesto los vecinos y vecinas son totalmente ajenos a estas informaciones. Para los promotores de este proyecto todo se hará “legalmente”, es decir, en su momento se publicará en el BOCM el estudio de impacto ambiental, los lectores habituales del BOCM se ilustrarán con el simple anuncio, y se dará el plazo de un mes que marca la ley para presentar alegaciones (que se estimarán o no) …y ahí se acaba todo. Muy legal aparentemente, pero nada transparente, y aun menos participativo. Lo cierto es que el ocultamiento público e institucional de estas decisiones (plan de viabilidad urbanística, memoria, etc.) se lleva a cabo contraviniendo leyes y directivas comunitarias que establecen la obligación de los promotores de estos proyectos de garantizar el conocimiento y la participación públicas (Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente; o la Directiva 2003/35/CE).

En este ambiente de ocultamiento, el 31 de julio de 2014 se celebró a puerta cerrada el pleno del Ayuntamiento de Loeches que aprobó el convenio urbanístico por el que se establece la localización del complejo. No asistieron los concejales de IU y PSOE en protesta por no facilitarse el acceso de los vecinos que protestaban en la puerta contra este convenio. Algunos ayuntamientos ya se han manifestado en contra del convenio, como el de Torres de la Alameda. Otros seguramente lo harán contra la Memoria del “Documento de consultas previas”, que recoge las instalaciones que se construirán, en el período de sugerencias que se cierra el 10 de septiembre. Lo ha hecho ya el de San Fernando de Henares. IU-Velilla de San Antonio también ha presentado sus iniciativas en el marco institucional, así el 27 de agosto pasado se aprobó una moción por el pleno municipal por el que se solicitaba básicamente la devolución de la Memoria a sus promotores.

Planta envases La Rendija

Planta de envases de La Rendija.

De momento el primer trámite, la consulta previa de la Memoria, se ha iniciado en plena temporada de vacaciones, lo que confirma el nulo interés de los promotores por facilitar la participación social, incluso el mero conocimiento de las corporaciones municipales. La Mancomunidad del Este considera la toma de decisiones, para algo tan importante como la gestión de las basuras, como un simple trámite administrativo. Es una actitud poco democrática, pero es una actitud coherente, una implicación de los actores sociales podría suponer una concienciación de los ciudadanos y, en consecuencia, una reducción del “recurso” con el que hacer negocio. Y, recordemos, el objetivo de este modelo de gestión es el de maximizar el residuo valorizable.

Nuestros criterios para la gestión de los residuos en la Mancomunidad del Este

En Unidad Popular de San Antonio consideramos que hay que abordar la gestión de las basuras desde el rigor y la sostenibilidad, huyendo tanto de la alarma injustificada y la falta de veracidad en las informaciones, como de los intentos de mantener o incrementar el actual volumen de recurso-negocio, incluso a costa de nuestra salud. Con independencia de las alegaciones de detalle que presentaremos al diseño del complejo en la fase de evaluación ambiental, nuestros criterios sobre la gestión de los residuos son los siguientes:

  • La Mancomunidad de Residuos del Este es una organización supramunicipal que debe ser útil para abaratar costes en la gestión de residuos y aplicar criterios comunes basados en la sostenibilidad y la reducción de riesgos sanitarios y medioambientales.
  • La Mancomunidad de residuos del Este debe informar y facilitar el debate, del proyecto y de cualquier otro aspecto relevante, entre los representantes municipales y a los vecinos y vecinas. Y los Ayuntamientos deben llevar a sus plenos municipales y a los consejos de participación social, los contenidos del convenio con el Ayuntamiento de Loeches, así como de la Memoria del “Documento de consultas previas”, el proyecto constructivo, el estudio de impacto ambiental, y cualquier otra novedad relevante que afecte a la gestión de residuos.
  • La Mancomunidad de Residuos del Este debe incorporar a su gestión los modernos criterios que aportan al sistema, sostenibilidad, ahorro, y reducción de riesgos sanitarios y ambientales, y que están recogidos en la legislación: la separación, el reciclaje, la reducción en origen de la basura generada, la sensibilización de los consumidores sobre el abuso de envases, etc. Nuestra comarca debería ser eficaz en la gestión de sus residuos, con sistemas de recogida y clasificación cuidadosamente diseñados y donde los ciudadanos, bien informados, paguen tasas proporcionales a la cantidad de basura generada.
  • En relación con lo anterior, la construcción de nuevas instalaciones deben diseñarse para acoger los RSU que resulten de esa planificación dirigida a la reducción de residuos. Deben fijarse objetivos que conviertan en marginal el volumen de residuo final que acaba en vertedero. Creemos que es posible alcanzar a medio plazo horizontes del 5 % de los residuos con destino final a vertedero, como ya ocurre en muchos países europeos. Para que esto sea posible la Mancomunidad debe trabajar en planes de reducción hoy inexistentes.
  • De ninguna manera aceptaremos la incineración de residuos, bien como fórmula de eliminación o como “valorización energética”, se lleve a cabo o no en los municipios de la Mancomunidad.
  • Que la postura que exprese el Alcalde en la Mancomunidad del Este, en representación del Ayuntamiento de Velilla, debe ser la que decida el pleno municipal, una vez consultado el Consejo de Participación y ofreciendo información pública sobre lo que se pretende.

Además de la difusión pública de los contenidos de este proyecto de RSU, desde la anterior asamblea local de IU-Velilla hemos llevado a cabo las siguientes iniciativas locales:

  • Presentación de una moción en el pleno municipal del pasado 27 de agosto de 2014. La moción fue aprobada por todos los grupos municipales excepto por los concejales del Partido Popular, y sus propuestas finales eran las siguientes:
    1. Que la Mancomunidad del Este facilite públicamente los datos de residuos tratados estos años y la previsión para los próximos.
    2. Que la Mancomunidad realice en el plazo de seis meses un plan para la reducción de la generación de basura en origen, que de cumplimiento a los objetivos de reducción de residuos biodegradables que se recogen en la Ley 5/2003 y en la Estrategia de Residuos de la Comunidad de Madrid (2006-2016). La definición de este plan debe de ser previo al diseño de cualquier instalación de tratamiento de RSU.
    3. Que se devuelva a la Mancomunidad del Este la “Memoria de Consultas Previas”, por no considerarse aceptable que la primera oportunidad de participación pública en el proyecto se lleve a cabo en el mes de agosto y porque esta clase de proyectos deben ser diseñados para unos volúmenes de basura que deben reducirse drásticamente, conforme establece la Estrategia de Residuos de la Comunidad de Madrid y los objetivos establecidos en la Ley 5/2003.
    4. Que para cualquier proyecto de la trascendencia de este se convoque previamente el Consejo Municipal de Participación para que se pronuncie.
    5. Que los futuros pronunciamientos del Ayuntamiento de Velilla en la Mancomunidad del Este, especialmente sobre los RSU y el proyecto de Loeches, se debatan previamente en Pleno Municipal, y si no hubiera plazo de tiempo, que al menos se consulte a la Junta de Portavoces.

Remisión de “sugerencias” oficiales a la Memoria de Consultas Previas, a la Mancomunidad del Este. Recogiendo las propuestas de devolución del proyecto que ya se habían aprobado en el pleno municipal.

Otro modelo de gestión de residuos es posible

Frente a la política de seguir enterrando gran parte de los residuos, de incinerarlos (lo llaman “valorización energética”), o de ignorar los nuevos modelos de gestión responsable y sostenible que llegan de Europa y de los países más avanzados, en los municipios de nuestra Comarca hace tiempo que se abre paso otra manera de encarar el problema del tratamiento de los residuos. Sin entrar en muchos detalles nuestra posición se basa en el modelo de “residuos 0”, que básicamente consiste en el conjunto de objetivos y herramientas que valoricen el residuo, lo devuelvan a la cadena de aprovechamiento e impidan su enterramiento masivo:

  • Hay que convertir en marginal el actual volumen de residuo que acaba enterrado (en la actualidad el 70% del residuos de la Comunidad de Madrid acaba enterrado, un volúmen inaceptable. Planificando la prohibición de vertido de productos reciclables, como metales, vidrio, papel y cartón y residuos biodegradables.
  • Hay que reducir el volumen de residuos e para un modelo sostenible)n origen. Por ejemplo llegando a acuerdos con los grandes centros comerciales para reducir el exceso actual de envases.
  • Hay que evitar cualquier forma de incineración. Mientras es un suculento negocio para algunas empresas causa graves problemas sanitarios y medioambientales. Es una práctica en desuso en cualquier país avanzado.
  • Hay que poner en marcha planes de compostaje del residuo orgánico.
  • Hay que fijar objetivos más ambiciosos para reciclar y reutilizar el contenido de la bolsa amarilla, y otros residuos procedentes de la separación. Que permita alcanzar la máxima recuperación y valorización.
  • Hay que utilizar la autonomía municipal para introducir cambios en la separación y la reducción del residuo que generamos. Nuestros municipios deben romper con la rutina actual. Hay mucho trabajo por hacer en el campo de la concienciación, y no se está haciendo.

Los ayuntamientos tienen mucho margen de iniciativas por desarrollar, bien dentro de un plan comarcal o poniendo en marcha iniciativas mancomunadas con otros municipios que compartan un enfoque sostenible y racional en la gestión de los residuos.


 Más información:

Documentación sobre el proyecto (marzo 2016)
Memoria del documento de consultas previas del Plan Especial del denominado “Complejo Medioambiental de Reciclaje” de la Mancomunidad del Este
.
Moción presentada por los concejales de IVCC y aprobada el 27-8-2014 por el Ayuntamiento de Velilla de San Antonio.
Primer comunicado de la anterior asamblea de IU-Velilla sobre la aprobación del convenio. 3 Agosto 2014.
Reunión informativa en el Ayuntamiento de Velilla de San Antonio, 15-10-2014.
Página oficial de la Mancomunidad del Este (incluye las actas aprobadas y los Estatutos).
Debate en la Asamblea de Madrid: Comisión de Medio Ambiente del 16-10-2014.
Debate de moción sobre vertedero de Loeches en pleno de la Asamblea de Madrid del 17-9-2015
Entrada informativa sobre los acuerdos de la Mancomunidad (13-6-2016)
Comunicado de la Platafprma Aire Límpio – Residuos 0 (julio 2016)

NORMATIVA

Ley 5/2003 de 20 de marzo de residuos de la Comunidad de Madrid.
Estrategia de Residuos de la Comunidad de Madrid (2006-2016).
Aprovechamiento de los residuos y reducción en origen en la UE.
Alegaciones a la Autorización Ambiental Integrada. Mayo 2107.

OTROS ENLACES DE INTERÉS

Nota de prensa del Ayuntamiento de Loeches (31 julio 2014).
Plataforma contra el vertedero de Loeches.
Grabación del rechazo institucional del pleno de Torres de la Alameda (1-8-2014).
Emisiones tóxicas desde la cementera de Morata de Tajuña.
Comunicado de Greenpeace sobre la situación de los RSU en España.
Comunicado de IU Loeches.
Moción municipal aprobada por unanimidad en el Ayuntamiento de San Fernando de Henares.
Nota de prensa del Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz dando cuenta del acuerdo institucional de rechazo al complejo de RSU.
Propuesta alternativa Gestión de Residuos Municipales en la CM (grupos ecologistas, políticos y ciudadanos de la Comunidad de Madrid).
Propuesta Alternativa de Gestión de Residuos Municipales en Alcalá de Henares y Comarca (Plataforma “Residuos Cero” (Alcalá de Henares).
Propuesta de moción presentada por Somos Velilla en el Ayuntamiento de Velilla de San Antonio (pleno de julio de 2015).
Noticia diario ElPaís, 16-1-2016
España podría ser sancionada por la UE por el bajo volumen de basuras recicladas (27-3-2016)
Noticia del diario El País (19-6-2016)