. Más peces muertos en los humedales de Velilla

Más peces muertos en los humedales de Velilla

Durante el pasado viernes 8 de enero aparecieron muertos varias decenas de ejemplares de barbo común y siluro en la laguna municipal del Raso, en ese momento la laguna era escenario de un nuevo vertido de materia orgánica. Esta nueva mortandad de peces confirma el lamentable estado de conservación que desde hace años se viene observando en los humedales de Velilla de San Antonio. La laguna del Raso es de propiedad municipal y, junto con el resto de los humedales de Velilla, son ecosistemas protegidos por formar parte del Parque Regional del Sureste y de la Red Natura 2000. Son espacios tan protegidos como abandonados, así lo venimos denunciando desde hace años.

La laguna del Raso recibe impunemente vertidos de materia orgánica con cierta periodicidad desde hace al menos 6 años sin que las administraciones encargadas de velar por la conservación sean capaces de poner fin a estos vertidos ilegales. El propio Ayuntamiento, que además es propietario de la laguna, no tiene respuestas para las denuncias ni planes para atajar estos lamentables episodios.

Entre las decenas de peces que aparecen por toda la periferia de la laguna hay ejemplares de siluro, un voraz pez invasor liberado ilegalmente por personas ignorantes y sin escrúpulos, que han podido hacerlo por tratarse de un entorno prácticamente sin vigilancia.

La mortandad de peces detectada durante los primeros días del mes de enero de 2016 aporta novedades preocupantes, en primer lugar la impunidad con la que se producen estos vertidos que periódicamente se suceden, pero también la existencia en la laguna de ejemplares de una especie invasora, el siluro (Silurus glanis), un pez depredador que llega a desarrollar un enorme peso (más de 100 Kg. en el Ebro) a costa de consumir gran parte de la vida acuática de un entorno cerrado.

Por nuestra parte, estos días hemos presentado denuncias formales ante el Ayuntamiento, la administración regional y los agentes forestales solicitando que con la mayor urgencia recojan muestras de los ejemplares con objeto de determinar las causas de un fenómeno que en esta ocasión ha afectado a ejemplares adultos de barbo común y siluro. En la laguna del Raso es la segunda ocasión que sucede algo semejante, en el cercano humedal del Picón de los Conejos y en Miralrío las mortandades son habituales desde 2006, y suelen obedecer a fenómenos de anóxia (insuficiente oxígeno disuelto) como consecuencia de los procesos de eutrofización que afectan a estos humedales desde hace tiempo.

foto-vertido-el-raso-2-10-2013

Vertido en 2013. Uno de los numerosos casos que se producen impunemente todos los años en la laguna municipal. Un escándalo que no parece preocupar a los responsables municipales ni a los gestores del Parque Regional del Sureste.

En los últimos meses hemos promovido diversas iniciativas de conservación del conjunto de los humedales de Velilla. Desde el 6 de noviembre venimos anunciando un paquete de mociones al pleno municipal para que el Ayuntamiento ponga en marcha diversas iniciativas de bajo coste, pero de efectos prácticos, dirigidas a aumentar el control de actividades y la conservación de los ecosistemas acuáticos. Una de ellas para intervenir sobre el colector que vierte a la laguna del Raso, otra para regenerar el agua de los humedales y frenar la generación de algas, por poner dos ejemplos.

El problema de nuestros humedales no es solo ecológico, es fundamentalmente político, se trata de una clamorosa ausencia de voluntad por parte de las administraciones para intervenir (para conservar) sobre el mejor valor añadido que tiene nuestra localidad, y que era hasta hace poco el lugar de destino de muchos visitantes que paseaban o perseguían la observación de las numerosas aves acuáticas que en estos meses de invierno poblaban las lagunas. El mejor indicador del interés institucional por nuestros humedales lo comprobamos en los presupuestos municipales actuales, donde se destinan 7.900 euros para su conservación o divulgación, de un presupuesto total cercano a los 10 millones. Menos del 0,078 % para conservar uno de los mejores espacios del Parque del Sureste y la mejor razón por la que muchos madrileños podrían visitar nuestra localidad.