. Fiestas Velilla

Necesitamos unas Fiestas Locales más amables y seguras

Las condiciones en las que se celebran las Fiestas Locales de Velilla de San Antonio hace tiempo que son motivo de debate en nuestra localidad. Los vecinos residentes en la Plaza de la Constitución se quejan del alto ruido y de molestias, otro tanto sucede entre los que residen en las fincas cercanas al Ferial. Las Fiestas son un momento de diversión, pero también hay aspectos de su seguridad que hace tiempo que están en entredicho. Las molestias y la seguridad son en muchas ocasiones evitables, muchos ayuntamientos están ejerciendo desde hace tiempo el control elemental de las actividades para hacer posible la compatibilidad entre descanso, seguridad y fiesta.

Velilla de San Antonio tiene hoy más de 12.000 habitantes, una población que probablemente se duplica en algunos momentos de las fiestas de septiembre. Pero las fiestas se celebran en los mismos recintos y en las mismas condiciones que cuando nuestra localidad tenía la mitad o menos de esa población. Esta afluencia de personas, en momentos puntuales de las Fiestas, deja en evidencia las limitadas dimensiones de los recintos que se siguen utilizando, fundamentalmente la Plaza de la Constitución y el recinto ferial en El Taburete.

La congestión que algunos días soportan estos recintos ponen en duda la seguridad. Sólo hay que imaginar la dificultad de acceder a la Plaza de la Constitución por parte de servicios de emergencias, con casi todas las calles peatonalizadas por puestos callejeros, por instalaciones provisionales de hostelería o por la reducida anchura de las vías de acceso en relación con el número de personas que ocupan la Plaza y las zonas periféricas. El aforo que esta plaza puede admitir, según la legislación, puede superar las 6.000 personas, un número excesivo para garantizar la seguridad en un lugar relativamente angosto para la celebración de grandes espectáculos.

Otro capítulo importante que ha suscitado también no pocas quejas es el exceso de ruido que se produce en algunos ambientes muy concurridos. Es también el caso del Ferial, donde cada instalación recreativa compite con la vecina en la oferta musical. Algo parecido sucede en las zonas donde se acumulan ofertas hosteleras. El resultado es un impacto acústico excesivo y fuera de control. Por este motivo ya se han producido sentencias judiciales, promovidas por los vecinos, por las que algunos ayuntamientos se han visto obligados a buscar nuevos emplazamientos.

Para poner algo de orden en este desbordamiento creciente venimos promoviendo un cierto debate en el Ayuntamiento de Velilla de San Antonio, para buscar nuevos emplazamientos para las actividades más congestionadas, y para reducir o mejorar los impactos acústicos de la misma manera que ya se viene haciendo en otras localidades. En ese sentido el pasado 26 de julio de 2017 presentamos una moción al pleno municipal. En el debate que se suscitó no se consideró oportuno abordar este problema, a veces porque se consideraba que ponía en riesgo una “tradición” (PP), otras porque era un asunto para que se pronunciaran los vecinos en una consulta popular (Somos Velilla). Tal y como planteábamos en la moción se trata de empezar a decidir sobre algo inevitable: que necesitamos nuevos lugares para las Fiestas Locales, y que las molestias por ruido están fuera de control. Recintos con seguridad, con condiciones y servicios que deberán resolver los técnicos. La moción no salió adelante por la oposición de los grandes grupos de la Corporación (PSOE, PP, Somos Velilla). Lejos de ser una oportunidad perdida la moción ha puesto en evidencia lo que objetivamente ya es insostenible y acabará por ocurrir: que las fiestas locales necesitan una urgente revisión para hacer compatible seguridad, diversión y descanso. Cuestión de tiempo. Esperemos que entre tanto no tengamos ningún problema grave en estas aglomeraciones.


Más información:

Moción presentada para solicitar un cambio de emplazamientos y la unificación del hilo musical (incluye notas aclaratorias)
Ley 17/1997, de 4 de julio, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas
Real Decreto 2816/1982, de 27 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas (parcialmente derogado)