. desaparecen los gorriones?

¿Nos quedamos (también) sin gorriones?

En Velilla de San Antonio empezamos a comprobar un fenómeno nuevo: los gorriones también disminuyen, se mueren. Nos llegan noticias de un número anormal de ejemplares adultos que aparecen muertos en algunas calles de nuestro municipio. Es posible que para algunos la disminución de las poblaciones de este pequeño pájaro no sea motivo de preocupación, como la de la desaparición de grillos, saltamontes, ranas, y otras muchas especies que de manera silenciosa van desapareciendo de nuestro entorno. Pero debería preocuparnos, es un síntoma de un grave problema, de una alteración del medio ambiente que tarde o temprano nos afectará, o que ya nos está afectando sin que lo percibamos aparentemente.

Cada vez se ven menos gorriones en las ciudades, incluso en el medio rural donde las poblaciones parecen haber disminuido hasta un 14%. Es una situación generalizada en toda Europa, y los efectos ya están dejándose notar en España. En Velilla de San Antonio tenemos conocimiento de la aparición, en la zona de la calle Jacaranda, de varios ejemplares muertos de este pequeño pájaro, que antaño poblaba las arboledas de nuestros pueblos. En 2016 fue elegida Ave del año por SEO-BirdLife, precisamente para advertir del descenso de sus poblaciones. Según los ornitólogos las causas de este declive tienen que ver con los siguientes factores, varios de ellos ya están presentes en Velilla de San Antonio:

  1. La cada vez más concienzuda limpieza de ciudades, parques y jardines, donde se alimentan de los desperdicios humanos.
  2. Aumento de la competencia por el alimento, cada vez más escaso y que ahora tiene que disputarse con especies exóticas como la cotorra argentina.
  3. Éxito de otras especies, como las palomas, urracas, que arrinconan a nuestros queridos ‘Passer domesticus‘.
  4. Uso de insecticidas y pesticidas, que matan los insectos (principal sustento de sus crías) y acaban con las malas hierbas, donde cazan saltamontes y pequeños escarabajos.
  5. Tala de árboles viejos donde sitúan sus nidos.
  6. La nuevas construcciones, poco ‘amigables’ porque el cemento y el cristal no favorecen la nidificación.
  7. Creciente población de gatos callejeros, el principal depredador del gorrión.
  8. El éxodo rural, que está despoblando el campo español.

Según estos expertos en treinta años la población de gorriones en Europa ha caído un 63 por ciento. En algunos lugares como Londres o Praga ya no es posible ver ejemplares de esta ave. Según SEO-BirdLife en España, en los últimos diez años, hemos perdido diez millones de estas avecillas familiares. O sea, un millón al año. Y en la ciudad, ellos que son ya tan urbanitas, no corren mejor suerte. Los coches, la contaminación, los herbicidas, sin contar la invasión de especies exóticas como la cotorra verde argentina, amenazan su existencia.

Uno se acuerda de lo que dejó dicho Miguel Delibes, que tanto amó, aun siendo cazador, a los pájaros del cielo: “El hombre de hoy usa y abusa de la Naturaleza como si hubiera de ser el último inquilino de este desgraciado planeta, como si detrás de él no se anunciara un futuro”.


Más información:

El gorrión común (SEO BirdLife)