. Monumento contra fascismo

Un recuerdo en Velilla a los españoles asesinados en los campos de exterminio nazis

Es un orgullo vivir en una localidad que tiene un modesto pero emotivo recuerdo para tantos compatriotas que fueron asesinados en medio de la tragedia que el fascismo desató el pasado siglo. Muchos de ellos, más de 7.000, en el campo de Mauthausen, en Austria. En este país, donde se promociona la amnesia desde los poderes públicos, es difícil encontrar estos reconocimientos. En cualquier país de Europa esta clase de monumentos y actos públicos son habituales, se estudia esta parte de la historia en los centros escolares, y se persigue legalmente la promoción del fascismo más o menos encubierta.

La instalación del “Triangulo azul” en la plaza que lleva ese nombre, en Velilla de San Antonio, no era nueva. El monumento había sido dañado, como tantos otros por toda España. Quienes visitan nuestro país se horrorizan de encontrar monumentos dedicados a gobernantes españoles que colaboraron con los nazis que arrasaron este continente. Un monumento como el Valle de los Caídos es inimaginable en cualquier país europeo o civilizado.

La liberación del campo en el que murieron más de 80.000 personas quedó plasmada en esa pancarta de recibimiento.

En este ambiente de ambigüedad de los valores democráticos, en el que vivimos, no es de extrañar que se dañen y  ataquen monumentos que recuerdan a las víctimas del fascismo y los campos de exterminio.

El triangulo azul era la identificación que los nazis asignaron a los españoles republicanos que fueron llevados a la fuerza a aquellos campos, más de 9.000. El triángulo era el símbolo que las SS destinaron para los apátridas, una vez que el gobierno de Franco se desentendió de aquellos españoles abandonándoles a su suerte cuando el régimen nazi quiso saber que habría que hacer con ellos, y a pesar del derecho internacional que les amparaba. Ese símbolo y la “S” que figuraba en su interior era la identificación de los españoles.

Portada del libro del periodista Carlos Hernández.

Algunos investigadores como Carlos Hernández de Miguel han documentado aquella tragedia de Mauthausen que duró más de tres años, también la resistencia organizada que los españoles llegaron a poner en pie dentro del campo. Conocer lo que ocurrió, quienes fueron las víctimas y sus verdugos, o que “razones” convirtieron a personas aparentemente normales en auténticos asesinos sin ningún respeto por la vida y la dignidad de sus semejantes, son el mejor antídoto para que no volvamos a sufrir en el futuro semejante holocausto.

El pasado 19 de octubre el Ayuntamiento de Velilla celebró un acto para restaurar el monumento que había sido dañado anteriormente. Participaron también algunas de las personas que mejor han documentado esta tragedia, alguno de ellos vecino de Velilla, también Carlos Hernández, el investigador que más ha profundizado en la tragedia de los españoles en aquel campo de exterminio. Allí estuvimos junto con otros amigos y vecinos y vecinas de nuestra localidad. También se leyó un emotivo mensaje enviado por la Asociación de Amical de víctimas de Mauthausen.

Un día de orgullo democrático.


Más información:

Mensaje de la Asociación “Amical de víctimas de Mauthausen y otros campos”
Noticia publicada en prensa
El Memorial de Mauthausen