. Puestos pesca en la laguna El Raso de Velilla de San Antonio

Se instalarán puestos de pesca en la laguna municipal

Aunque en Velilla de San Antonio disponemos de varios humedales la práctica de la pesca sólo está permitida en la laguna municipal de El Raso. No son pocos los visitantes y aficionados locales que acuden a sus orillas para practicar esta afición. Para facilitar esta actividad, garantizar su control, y evitar daños a la vegetación de ribera, se instalarán una docena de puestos de pesca en diferentes puntos del perímetro de la lámina de agua.

La recuperación de laguna municipal es una de las asignaturas pendientes de nuestra localidad. Es inaceptable que el humedal más visitado se encuentre en condiciones de abandono y abusos como los que se vienen denunciando desde hace años. Vertidos, prácticas de botellón o especies invasoras, son algunos de los problemas que condicionan la recuperación de la laguna más visitada de Velilla de San Antonio.

Aunque recientemente se han tomado algunas medidas de recuperación, como la reposición del vallado cercano al quiosco y el “embarcadero”, o se procederá en breve a retirar parte de la vegetación de ribera, se trata de medidas insuficientes, que no terminan de abordar un plan de recuperación integral, que aborde desde la calidad del agua hasta la ordenación de usos. La pesca sería uno de estos últimos.

La mayoría de las especies piscícolas presentes en la laguna municipal son ajenas a las aguas de la cuenca del Jarama, incluso a las masas de agua de España. En esta laguna ya han aparecido desde ejemplares de siluro (fotografía de arriba, en enero de 2016), hasta una referencia de captura de un pez “Myleus pacu”, originario del Orinoco, en 2015 (fotografía de abajo). La irresponsabilidad y la ignorancia de algunas personas no tiene límites.

Pescar en la laguna municipal es la única opción para quienes practican esta actividad. Otra cosa es la “calidad biológica” y lo que puede salir prendido de un anzuelo. Durante muchos años las lagunas han estado sometidas a los abusos de personas irresponsables e ignorantes que, entre otras “hazañas”, han introducido en sus aguas numerosas especies de peces exóticos e invasores con el grave problema que eso supone para la biodiversidad y la riqueza de la vida silvestre. Esto ha sido posible por la falta de control y de vigilancia que estos recintos han tenido durante años.

En 2017 un pescador puede encontrarse con algunas de estas especies exóticas, muchas de ellas consideradas legalmente invasoras: siluros, pez gato, perca sol, gambusia, carpa común, etc. La principal consecuencia de esta conversión de la laguna en un acuario ha sido la desaparición de algunas especies nativas (las mejor adaptadas a nuestras aguas) como la boga de río, o la disminución de las poblaciones de barbo común. Es especialmente preocupante la introducción ilegal de algunas de estas especies invasoras (un delito según el art. 333 del Código Penal), especialmente el siluro, un pez procedente de la cuenca del Danubio que es capaz de adquirir pesos superiores a los 100 kg. a costa de depredar sobre el resto de los peces y empobrecer finalmente la vida acuática.

A pesar de este lamentable estado de cosas la pesca sigue siendo una actividad relativamente importante en la laguna. La pesca tiene también una regulación que debe tenerse en cuenta. Las órdenes de veda que anualmente publica la Comunidad de Madrid se remiten a la normativa sectorial de los espacios protegidos (art. 18). En el caso del Parque Regional del Sureste, en el que se encuentran las lagunas y el río Jarama, la legislación de referencia es el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN), que en su apartado 12.3.2 para las “Zonas Degradadas a Regenerar” establece que

El PRUG regulará la práctica de la pesca, atendiendo al respeto al entorno, a las especies presentes y con la limitación de la modalidad de pesca sin muerte que garantice la devolución sin daños de las capturas.

La existencia de puestos de pesca ya tiene varias experiencias en nuestra Comarca. En la fotografía una de estas instalaciones en la Laguna de Las Madres (Arganda).

Aunque el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) aun no está en vigor (tan “sólo” acumula 22 años de retraso), es evidente que la práctica de la pesca sin muerte es la modalidad que es de aplicación en la laguna municipal. Por supuesto que esta modalidad le afecta exclusivamente a las escasas especies autóctonas presentes en la laguna (los barbos), mientras que las especies invasoras se deben sacrificar y retirar del medio acuático tal y como establece  el art. 7.3 del RD 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras.

Los puestos de pesca como los que se instalarán en la laguna municipal ya forman parte del paisaje lagunar del Parque Regional del Sureste (lagunas de EL Campillo, Las Madres o San Martín de la Vega). Se trata de instalaciones sencillas y económicas (de unos 360 euros por puesto) que delimitan los lugares donde puede practicarse esta actividad evitando la destrucción de la vegetación de ribera para crear accesos incontrolados. Al mismo tiempo la propuesta presentada por la concejala Alicia Martínez prevé la instalación complementaria de papeleras o cubetos para recoger los residuos que demasiadas veces aparecen abandonados en las inmediaciones de los puestos incontrolados que actualmente utilizan los pescadores. En la moción aprobada se prevé igualmente una consulta previa con la Asociación local de pescadores para que aporten sugerencias que puedan mejorar los acuerdos adoptados.

La práctica de la pesca en los humedales de Velilla tuvo que restringirse en los años 90 a la vista de los abusos y problemas que ocasionaba. En la fotografía un pescador con seis cañas en el Picón de los Conejos (la normativa sólo autoriza dos).

La instalación de puestos de pesca se integraría en el plan de recuperación de la laguna que en estas fechas prepara un equipo de la Universidad de Alcalá de Henares, a instancia de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Velilla. Este Plan de Recuperación, que se encuentra en fase de redacción, deberá abordar tanto el diagnóstico de los problemas como la dotación de infraestructuras que faciliten el uso controlado del recinto y la calidad de la laguna.

La moción de la concejala Alicia Martínez, que proponía la instalación de los puestos de pesca se debatió en el pleno de octubre de 2017 y fué aprobada por los votos de todos los miembros de la Corporación, con la abstención de la concejala del Grupo Vive. Ya sólo falta que la voluntad de la Corporación se exprese en los Presupuestos Municipales de 2018 y en la voluntad del Equipo de Gobierno para respetar el acuerdo y aplicarlo.

Puntos donde en principio se instalarán los puestos de pesca, según la moción aprobada en el pleno municipal


Más información:

Moción de nuestra concejala Alicia Martínez
Sobre el lamentable estado de nuestros humedales
La mortandad de siluros en enero de 2016
Sobre los vertidos a la laguna El Raso