. Ya está bien de vertidos a la laguna del Raso

Ya está bien de vertidos a la laguna del Raso

Aunque parezca mentira hace cerca de diez años que se producen vertidos a la laguna de propiedad municipal de El Raso. Son vertidos de material graso, orgánico, con un fuerte olor lácteo. En ocasiones se trata de un vertido de color oscuro, probablemente procedente de la limpieza de depósitos, con la consiguiente presencia de productos químicos. Y todo esto sucede con pleno conocimiento de las diversas administraciones, regional y municipal, que hasta la fecha no han nada efectivo para poner freno a una ilegalidad que se produce, en ocasiones, hasta dos veces al mes y que han sido denunciados en multitud de ocasiones por grupos ecologistas y por la anterior Asamblea de Izquierda Unida de Velilla de San Antonio.

La incompetencia institucional es alarmante y demuestra el escaso interés que tienen sobre la conservación del medio natural, y eso que estamos hablando de un espacio protegido, de una laguna que es propiedad del Ayuntamiento y de uno de los parajes que mejor representan en estos momentos a nuestra localidad. Un ejemplo: en octubre de 2013 se produjo uno de estos vertidos, advertidos por testigos fueron avisados el alcalde, la policía local, técnicos municipales; tras deliberaciones llegaron a la conclusión de que no se podía hacer nada. Desde entonces se han producido varias denuncias más con el mismo resultado práctico, la última los días 8 y 9 de enero de 2016. En esta ocasión los vertidos coincidieron con una importante mortandad de peces en la laguna.

Vertidos-El-Raso-mayo-2014

Restos de un vertido reciente. Mayo de 2014.

El vertido es de materia orgánica, grasa, con fuerte olor lácteo (no hace falta muchos conocimientos científicos para imaginar el origen, teniendo en cuenta la presencia de instalaciones ganaderas en las inmediaciones). Al parecer semejantes aportes de nutrientes no son motivo de preocupación para nuestros responsables institucionales, deben pensar que son un interesante aporte alimenticio para los exóticos peces que pueblan la laguna. Al margen de otros productos, el exceso de nutrientes es precisamente la causa de los fenómenos de eutrofización, de la reducción del oxígeno disuelto en el agua, que se produce desde hace años en el cercano humedal del Picón de los Conejos. La profundidad en El Raso (unos 9 m.) ha retrasado hasta ahora esta degradación del agua, pero el aporte constante de nutrientes va a acelerar este proceso en poco tiempo, el resultado será: malos olores, exceso de algas, disminución del oxígeno disuelto, muerte de los invertebrados, a falta de comida y de oxígeno muerte de los escasos peces que quedan, etc.

Peces muertos en la laguna del Raso

Enero de 2016, mortandad de peces tras uno de los vertidos. IU-Velilla presentó denuncias formales ante el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid exigiendo conocer lo sucedido y medidas para poner fin a esta impunidad inaceptable.

Los vertidos son ilegales. En Velilla de San Antonio tan solo la depuradora tiene autorización de vertido de la Confederación Hidrográfica del Tajo. La solución es sencilla, se trata de sellar el colector tributario que lleva los residuos hasta el colector principal. Es decir, impedir el vertido sin afectar a otras funciones del colector principal (drenaje de pluviales, aguas del riego, etc.). Se trata de que los servicios técnicos determinen el mejor punto de intervención dentro de la red de saneamiento. Y, por supuesto, si de la operación se identificara su origen, presentar contra los responsables denuncia judicial por vertido continuado, y daños a una propiedad municipal y un espacio protegido.

No solo hay que poner fin al vertido por razones de puro sentido común, hay que acabar con las malas excusas de quienes no quieren ejercer su obligación desde el Ayuntamiento. Corresponde a la institución municipal la obligación de cuidar y defender su patrimonio (que es de todas las personas que residimos en Velilla), de conservar el medio ambiente, de ejercer sus competencias en el mantenimiento de su red de saneamiento, y la derivación de vertidos a la depuradora. Todo esto lo saben bien los responsables municipales, los mismos que vienen dando toda clase de malas excusas para concluir que “no se puede hacer nada” y que tenemos que resignarnos a seguir indefinidamente soportando una ilegalidad flagrante y una agresión al entorno natural. No es cierto, como afirma algún responsable municipal que la moción que ha presentado Izquierda Unida pretenda sellar un colector principal, se trata de impedir la llegada de esos vertidos al colector y por él a la laguna. La moción lo deja muy claro:

“Que los servicios técnicos determinen el mejor punto para proceder al sellado del colector por el que se vierten residuos orgánicos, evitando cualquier afección al desagüe de la red de riegos agrícolas.”

Tampoco es cierto que se necesite ninguna autorización de la Comunidad de Madrid para intervenir en la red municipal de saneamiento (que es de lo que se trata), ni “planes directores”, ni comisiones de investigación, ni… Ya está bien de malas excusas. Hay que poner fin a esta historia que nos perjudica a todos y tan sólo beneficia a un depredador ambiental que lleva años ahorrándose su conexión a la depuradora. El Ayuntamiento tiene que explicar a los vecinos y vecinas de Velilla cual es su solución a esta inaceptable situación. Izquierda Unida ya ha razonado su alternativa, si hay otra mejor la apoyaremos, que la expliquen, pero que no sigan dando largas. Casi tres años de malas excusas es suficiente.

Vertido-laguna-El Raso


Más información:

Moción presentada en el pleno de 27-1-2016
Mortandad de peces en enero de 2016
La situación en los humedales de Velilla