.

Balance de la legislatura 2015-2019. Ayuntamiento de Velilla de San Antonio

En poco tiempo se celebrarán las Elecciones Municipales para renovar la Corporación Municipal. Hemos llegado a la meta que nos fijamos en el verano de 2015 y es el momento de hacer balance de lo que ha sucedido en estos cuatro años, y del trabajo que unos y otros hemos aportado a nuestra comunidad en este tiempo. En estos días que se avecinan de campañas, promesas, y ofertas, a los vecinos y vecinas les conviene conocer la situación del Ayuntamiento y, también, del papel que han jugado sus representantes en estos años, demasiadas veces poco conocido. Hay también otros informes y datos que ofrecen luz sobre estos cuatro años de representación institucional de los vecinos y vecinas de Velilla de San Antonio.

DOCUMENTOS E INFORMES SOBRE LA LEGISLATURA MUNICIPAL 2015-2019

Resumen de acontecimientos destacados

La legislatura 2015-2019 ha sido una experiencia rica en acontecimientos, demasiadas veces ajenos al trabajo para mejorar las condiciones de vida de nuestra localidad y sus habitantes. Lo que aquí exponemos es un balance resumido de aquellos aspectos que han sido más polémicos desde nuestro punto de vista y que explican la mala calidad de la vida política local, una actividad que demasiadas veces se practica por auténticos charlatanes de feria obsesionados por satisfacer su desmesurado ego o por vivir del presupuesto público. También relatamos muy resumido lo más destacado del trabajo institucional que hemos llevado a cabo, orientado a conseguir aplicar medidas prácticas que redundaran en la vida cotidiana de los vecinos y vecinas, o el papel de otros protagonistas del trabajo institucional.

Un aspecto muy propio de Velilla de San Antonio es que hay mucha hostilidad en el ambiente político, y desde hace mucho tiempo. No sólo porque están presentes aquellos que practican el odio al diferente, también porque demasiadas veces la defensa del interés de los electores se sustituye por la obsesión por ocupar el poder a toda costa, por conseguir retribuciones que algunos no se habrían atrevido a recoger en sus programas electorales, o por practicar alianzas que harían sonrojar a Maquiavelo.

Esta que ahora termina ha sido una Corporación muy diversa, lejos de la uniformidad bipartidista de otros tiempos. Nada mejor para que el poder baje al terreno del diálogo y de los acuerdos. El PSOE ha tenido que gobernar contando con otros grupos y, sobre todo, teniendo en cuenta lo que los vecinos han podido demandar. Lástima que el último año haya preferido los acuerdos con el PP. Aun así nada que ver con la arrogancia que ambos partidos practicaron durante tanto tiempo.

Estas líneas que siguen son algunos ejemplos de los acontecimientos más destacados en esta legislatura. No son todos, pero son útiles para comprender el escenario de estos cuatro años.

Así comenzó la legislatura: intentan aprobar una nueva retribución para los concejales (junio de 2015). Acababan de celebrarse las elecciones municipales y el Ayuntamiento tenía una deuda cercana al 70% de su Presupuesto anual, aun así, el concejal de IU, Antonio Montes, consiguió convencer a casi todos los grupos municipales para que apoyaran una moción que establecía una asignación de 22.000 euros a cada grupo (posteriormente se rebajó a 16.500) y un funcionario de apoyo. Una propuesta que además de contraria a la ejemplaridad que defendía IU constituía un balón de oxígeno a partidos de extrema derecha como España 2000. En aquellos momentos la deuda municipal ascendía al 60% de su presupuesto total. Posteriormente la alcaldía modificó esa propuesta del concejal de IU para reducirla en el coste total (ver el borrador pulsando aquí). La idea no terminó de cuajar ante la resistencia de la concejala Alicia Martínez (que lo denunció públicamente) y el rechazo de los concejales de Somos Velilla.

La Ley de Transparencia no se aplica en Velilla de San Antonio. Las declaraciones patrimoniales de los concejales son una burla a los vecinos. La transparencia en la gestión es una obligación legal que está regulada por una ley. No consume presupuesto, solo depende de la voluntad política de quienes dirigen el Ayuntamiento y de quienes forman la Corporación. Lo sucedido en estos cuatro años ha sido un absoluto desprecio legal, un acto descarado de ocultamiento de datos y documentos y un desprecio a los derechos de los ciudadanos a poder acceder a información de carácter público. Entre 2015-2016 presentamos varias iniciativas para que el Ayuntamiento expusiera públicamente toda la documentación y datos que se recogen en la Ley 19/2013 (ver plenos de 28-10-2015, 25-11-2015, 24-2-2016, 30-3-2016). Entre esa documentación deberían estar unos 80 documentos municipales y las declaraciones patrimoniales de cada concejal (y su actualización anual). Salvo la concejala Alicia Martínez y los de Somos Velilla, que se hicieron públicas desde el primer momento sus patrimonios e ingresos en sus portales aportando datos de valoraciones y cifras, los demás concejales han presentado declaraciones sin datos patrimoniales ni cifras económicas, ni siquiera valores catastrales; una simple caricatura de lo que exige la legislación. Pero estas últimas son declaraciones que no se han publicado y que no pueden ser consultadas por ningún vecino. En algunos casos los concejales no han aportado más información que la definición del puesto de trabajo, caso del concejal de España 2000, el mismo grupo político que firma algunos de sus comunicados con “transparencia y participación”. Con independencia de que se hayan tolerado estas prácticas de opacidad patrimonial, o se oculten documentos que deberían ser de acceso público, la actitud de la mayoría de los concejales y el equipo de gobierno han demostrado un nulo interés por la transparencia, especialmente sobre su patrimonio.

Más dinero para toros mientras se congela el Presupuesto Municipal. Mientras diversos colectivos sociales y políticos de Velilla tratábamos de lanzar una campaña contra el empleo de dinero público en festejos taurinos en 2016 (ver borrador de cartel pulsando aquí), otros colectivos asesoraban a la Asociación de taurinos locales. Algunos de estos concejales, como Antonio Montes (IU), España 2000 o VIVE, etc. presentaron recursos para que la organización de las fiestas taurinas se organizaran por la asociación local de taurinos. La defensa de los animales contra el maltrato animal que representan los festejos taurinos forma parte de cualquier programa electoral mínimamente progresista. El presupuesto municipal destinado a festejos taurinos en Velilla es una de las pocas partidas que han crecido (ver pulsando aquí). Para más información sobre los toros pulsar aquí.

Evolución de la deuda municipal. Pulsar para ampliar.

Nos quedamos sin inversiones por reducir la abrumadora deuda municipal. Al comienzo de la legislatura Velilla de San Antonio tenía una deuda total de 5.940.492,85 euros, una deuda que se venía arrastrando desde los gobiernos de las últimas legislaturas (especialmente desde 2010). Reducir drásticamente esa deuda ha tenido estos años un alto precio, impuesto por la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que impedía invertir el superavit o contratar nuevo personal.

Seguimos regando los jardines públicos con agua de beber (septiembre 2016). Al finalizar el verano de 2016 comenzaron las obras para construir la nueva red de riego que llevaría el agua regenerada de la depuradora hasta los jardines públicos de Velilla. Se trata de una obra que llevaba años tramitándose. El empleo de agua de la depuradora era una necesidad para reducir el coste del agua “de beber” que pagamos para ese fin (145.000 euros en 2016). Sin embargo esta obra está parada, tampoco se ha puesto en marcha la iniciativa que propusimos para aprovechar para riego y baldeo el agua tratada de la depuradora mediante la carga del vehículo cisterna.

La colaboración del concejal Antonio Montes (IU) con la derecha y la extrema derecha racista (2015-2018). Sería largo de relacionar los casos y momentos de esta lamentable colaboración institucional que ha avergonzado a tantos electores y cargos públicos de IU. Lo sorprendente es que su organización (IU-Madrid) le vuelve a avalar para el cargo de concejal otros 4 años más, que añadir a los 12 que acumula como concejal. Para detalles de esta estafa política mejor consultar este informe-resumen.

El Ayuntamiento empieza a interesarse por la calidad del entorno natural. Tras años de abandono esta legislatura ha sido escenario de algunas iniciativas para revitalizar la laguna municipal. No ha sido suficiente, y está lejos de las propuestas nosotros o los grupos ecologistas del Parque del Sureste venimos presentado para recuperar y controlar estos ecosistemas. La vigilancia de la policía local es muy inestable, no se está respetando el Protocolo de Vigilancia a pesar de que se ha dotado a este servicio de bicicletas eléctricas. Se han colocado paneles informativos, se han reducido los habituales vertidos a la laguna del Raso, se ha preparado un informe sobre su estado de conservación…. Algo es algo para mejorar el mejor escaparate de nuestra localidad.

Más política-basura: Primero aprueban que se suprima el servicio de ambulancias de Protección civil, para semanas después exigir enérgicamente su reposición. En el pleno del 2-6-2016 la habitual alianza de los grupos IU, España 2000 y VIVE, aprueba una alegación del PP a los Presupuestos de 2016, que suponía suprimir la partida que sostenía el servicio de ambulancias que gestionaba la entidad privada “Asociación de Protección Civil”. Poco después, en octubre, el Ayuntamiento procedía a aplicar la enmienda y dejaba de subvencionar este servicio. En ese tiempo los concejales de España 2000 y de Antonio Montes (IU) apoyaban, incluso con concentraciones, “la justa lucha contra la supresión del servicio de ambulancias”. Menos mal que las actas de pleno son públicas, pulsando aquí se puede consultar la ese pleno y el acuerdo que se refleja en la página 6. Los llamamientos delirantes de quienes habían suprimido la ambulancia con sus votos llegaban incluso a defender a Protección Civil frente a quienes “pretendían su desaparición”. 

Tampoco les importó usar la muerte de una persona para hacer política, usando la mentira y el racismo. A los promotores de la campaña de bulos de la ambulancia aun les importó menos usar la muerte de una persona en la vía pública para hacer política, mezclando mentiras (con el apoyo de algún medio de comunicación, como La Voz del Henares) con una campaña racista para boicotear la Fiesta de la Pitanza. Para más información sobre este vergonzoso caso de la ambulancia acceder a este informe.

Los vecinos y vecinas tumbaron la gasolinera que quisieron construir a escasos metros de las viviendas. Parecía imposible dar marcha atrás. El Ayuntamiento, los promotores, el dueño de la nave (un “velillero de-toda-la-vida”)…, todos repetían lo mismo: “no se puede hacer nada“. Pero los vecinos, y sobre todo las vecinas, de la finca de Alamillos demostraron que si se podía. Recogieron cientos de firmas, forzaron un procedimiento de evaluación ambiental (que no se había hecho a pesar de ser preceptivo)…. Al final la Corporación aprobó un atajo legal: cambiar los usos del polígono, descartando las gasolineras. Hubo partidos (España 2000, PP, VIVE) que no querían “entenderlo”, sobre todo porque siempre apoyarían a los “velilleros pura sangre” sin importar si contaminan las lagunas o nos colocan gasolineras a 12 m. de donde viven las personas.

El vandalismo es una lacra. Lamentablemente es así y Velilla de San Antonio tiene por delante mucho trabajo de educación cívica para vencer este grave problema. Ruidos, grafitis, cacas de perros, desprecio por lo público, insolidaridad, ignorancia… Un peligroso caldo de cultivo que además de degradarnos como comunidad local nos sale muy caro en términos de reposición de elementos deteriorados o limpieza. Hay que trabajar en el ámbito escolar, pero también hay que poner medios de control.


La actividad de los grupos municipales

PSOE (4 concejales). Un gobierno de poca inversión y mucha opacidad. Como grupo su actividad se ha volcado en la gestión directa. Las mociones firmadas por PSOE se han limitado a declaraciones formales sobre política nacional (violencia machista, Plan Activa…). No han facilitado la transparencia. Su modelo de gestión se basa en inversiones, si no hay recursos demuestra tener una limitada capacidad para incorporar cambios y nuevas oportunidades para la ciudad.

PP (4 Concejales). Mucha coherencia y poco trabajo. A pesar del peso de su representación (4 concejales) han presentado un número muy bajo de iniciativas (22 en total), una de cada tres sobre campañas políticas de carácter nacional o regional. Su escasa capacidad para ofrecer propuestas demuestra una carencia importante sobre el modelo de ciudad y sobre las necesidades de los ciudadanos. El PP se ha mantenido en un papel confortable, dedicado en el mejor de los casos a rebatir las iniciativas de otros, pensando que sus electores son fieles aunque su trabajo sea demasiado pobre. Craso error en el ámbito local. Al final de la legislatura el concejal Juan José algobia demostró con sus votos que encontraba más coincidencias con los nuevos fascismos emergentes.

Somos Velilla (3 concejales). Acuerdo de gestión y frustración final. En relación al número de concejales su actividad política también ha sido limitada en el número de iniciativas. Firmaron un acuerdo de gobernabilidad con PSOE para llevar a delante varias propuestas de cambio que se frustaron en 2018. Sus propuestas han sido siempre coherentes con sus objetivos de cambio social aunque podrían haber tenido mayor protagonismo, y continuidad.

Concejales de España 2000 y de IU. Su estrecha colaboración institucional en los últimos años es conocida en el Ayuntamiento y por cualquier persona informada de Velilla.

Antonio Montes (IU-Velilla). Entre la colaboración con la ultraderecha, las intrigas y el compulsivo copia-pega de mociones ajenas. Este concejal ha incrementado su desprestigio en esta legislatura (12 años de cargo público en 2019). Ha colaborado en iniciativas institucionales con la ultraderecha y es el cargo público más rechazado y aislado de la Corporación, tanto en el ámbito institucional como social. Dedicado a las intrigas y a enredar, sus propuestas y mociones han sido un constante abuso del copia-pega de mociones municipales de otros municipios, y demasiadas veces sin consecuencias prácticas para la vida de los ciudadanos. Una de cada tres presentadas han sido mociones para “instar” a otras administraciones. Es un ejemplo de la política-basura, de la teatralización y el histrionismo compulsivo.

España 2000. Bulos, mentiras y racismo sin complejos. El concejal de extrema derecha ha ejercido desde el comienzo un papel de provocación, divulgando bulos y mentiras, sus mociones han sido simples (entre 6-10 párrafos), instrumentales (para colocar el cartel de calle), con poco rigor, reiterativas, supurando un rancio racismo en ocasiones, o repitiendo las mismas iniciativas que su partido generaba en Alcalá de Henares. La mayoría de la Corporación las ha rechazado, a veces por unanimidad. Su único apoyo y colaboración institucional se ha reducido a la concejala de VIVE (ex PP) y el concejal Antonio Montes (IU). Para más información sobre la actuación de España 2000 en Velilla de San Antonio pulsar aquí.

UPyD. A la sombra del gobierno municipal. Su actividad se ha limitado a la gestión de su área de gobierno. Tan sólo ha presentado una moción (sobre los atentados de París). Como responsable del servicio de policía local no ha sido capaz de mantener la vigilancia de las lagunas a pesar de contar con recursos y la obligación derivada de un protocolo oficial del servicio.

VIVE. Guardando las esencias del gobierno anterior. Ha presentado cuatro mociones en cuatro años. Su escasa actividad se ha limitado a defender ocasionalmente la gestión del anterior equipo de gobierno del PP, del que esta concejala formó parte.

Alicia Martínez (concejala ”no adscrita” procedente  de IU). Coherencia y trabajo práctico. Además de otras iniciativas, el 92% de sus 27 mociones tenían consecuencia práctica, eran de carácter local y se están aplicando en su mayoría. Ha sido un trabajo siempre lejos la política-teatro y las declaraciones huecas, defendiendo el programa electoral de IU y los valores y prioridades de una organización de izquierdas. El resultado práctico de su actividad es comprobable en numerosas iniciativas, y se ha llevado a cabo desde la oposición (por decisión del colectivo de exafiliados a IU que la apoya, y a pesar de las reiteradas invitaciones a participar en el gobierno local). Para más información sobre la actividad de nuestra concejala pulsar aquí. Un resumen de las mociones y su aplicación pueden consultarse pulsando aquí.

Carlos Cermeño (concejal “no adscrito” procedente de Somos Velilla). Utilizado por el concejal Montes para blanquear su colaboración con la extrema derechaLas propuestas y el esfuerzo principal se ha llevado a cabo, demasiadas veces, a la sombra del concejal Antonio Montes (IU), de quien finalmente se distanció en 2018 al mismo tiempo que el Círculo de Podemos de Velilla e IU Velilla decidieron poner fin al breve periodo de trabajo conjunto.


Más información:

Nuestras aportaciones a la calidad de la comunidad local
Consecuencia práctica de nuestras mociones 
Nuestra opinión sobre cada moción presentada a los plenos
Las votaciones, pleno a pleno
La colaboración del concejal Antonio Montes (IU) y la extrema derecha local
La ultraderecha racista y su lamentable papel
El vergonzoso caso de “La Voz del Henares” 
Actas y vídeos de los plenos municipales