.

Ambulancia de Protección Civil, amianto, y otros engaños

Estos días se ha vuelto a celebrar pleno extraordinario para tratar del Presupuesto Municipal de 2018. Se trataba de adoptar acuerdo sobre la campaña de alegaciones defendidas y promovidas por el concejal de IU, Antonio Montes. Estas alegaciones solicitaban la recuperación del servicio de ambulancia que Protección Civil tuvo en funcionamiento hasta 2016, así como la retirada inmediata de la plataforma de fibrocemento (amianto) que hay en el colegio Valdemera.

Más allá de la bondad de los titulares de las alegaciones y de la buena fe de quienes las han firmado atendiendo a la literalidad de unos sencillos párrafos, estas dos propuestas encierran engaños y formas de hacer política que no compartimos y que los vecinos deben conocer. Unas alegaciones que según los técnicos municipales eran inviables por ilegales.

EL CASO DE LA AMBULANCIA DE PROTECCIÓN CIVIL

Quien promueve esas alegaciones exige que se recupere el servicio de ambulancia de Protección Civil que dejó de prestarse a finales de 2016. Este servicio se eliminó tras una votación en la que se solicitaba suprimir este servicio. Esto ocurría en el pleno municipal de 2 de junio de 2016. Entre los votantes favorables a aquella supresión del servicio estaba el promotor de la actual campaña para recuperar el servicio, el concejal de IU-LV Antonio Montes. La siguiente es una imagen de aquella votación, cuya acta completa se puede consultar pulsando aquí.

Por otro lado, el servicio que se intenta recuperar estaba lleno de irregularidades económicas, como ponían de manifiesto los reiterados informes críticos de la Intervención Municipal de los años 2013, 2014 y 2015. El promotor de las alegaciones tampoco establece cambios en la modalidad fraudulenta de la prestación del servicio, repitiendo el mismo coste, con lo que se vulneraría nuevamente la legalidad.

No compartimos volver a ese modelo de privatización del servicio de transporte sanitario, y aun menos en condiciones de dudosa legalidad. Queremos que ese servicio se preste desde la Administración Regional (ya lo hace el 112, aunque con una calidad muy mejorable) y no que se siga apostando por viejos modelos de privatización de servicios públicos.

Para más información sobre la desaparición de la ambulancia en 2016 pulsar aquí.

EL CASO DEL AMIANTO

En el colegio Valdemera hay una plataforma de amianto en el porche que, como es lógico, debe retirarse aunque sea por razones preventivas. En las alegaciones se propone asignar 5.000 euros en los presupuestos municipales para que el Ayuntamiento contrate a una empresa para que retire urgentemente las plataformas de amianto que hay en ese centro escolar. El asunto ha sido motivo de reiterados debates en el Ayuntamiento y es perfectamente conocido por todos los miembros de la Corporación. Un resumen de la información facilitada por este asunto es el siguiente:

  • El amianto sólo puede retirarse por empresas autorizadas, en ningún caso mediante la contratación de una mercantil por parte del Ayuntamiento.
  • Los trabajos solo pueden llevarse a cabo por la Comunidad de Madrid, en ningún caso por el Ayuntamiento.
  • El Ayuntamiento viene solicitando la intervención de la Comunidad de Madrid desde octubre de 2016. La Administración Regional lo tiene previsto desde hace tiempo, y ha confirmado recientemente que se llevará a cabo durante este verano.
  • En ningún caso puede manipularse el amianto en período lectivo para evitar la emisión de partículas en presencia de escolares y de trabajadores del centro.
  • El amianto es peligroso cuando emite partículas durante su manipulación, en condiciones de estabilidad no se considera una amenaza sanitaria inminente.

La retirada de la plataforma de amianto no puede hacerse mediante la contratación municipal de una empresa como pretenden los promotores de las alegaciones, requiere, entre otras medidas, de la aprobación previa de un Plan de Trabajo que minimice la exposición y garantice la eliminación definitiva del material con garantías sanitarias y medioambientales. El amianto debe almacenarse y transportarse en embalajes cerrados apropiados y con etiquetas que indiquen su contenido y, posteriormente, esos desechos deberán ser tratados con arreglo a la Directiva 91/689/CEE del Consejo, de 12 de diciembre de 1991, relativa a los residuos peligrosos).

No se debe alarmar de la manera que se ha hecho. En condiciones de estabilidad el amianto no supone una amenaza inminente. En Velilla, y desde hace décadas, hay multitud de techados de fibrocemento con amianto, especialmente en el polígono industrial y en algunas de las antiguas viviendas del casco urbano, incluso conducciones de fibrocemento en la red de saneamiento. Por supuesto que este material debe retirarse, pero debe hacerse en condiciones de seguridad y en el momento adecuado (cuando no hay personas que puedan quedar expuestas).

En nuestra opinión cualquier aspecto relacionado con la seguridad y la salud públicas debe tratarse con rigor y estar avalada por informes técnicos y oficiales, y nunca por ocurrencias y alarmismos que tan sólo persiguen apropiarse de una actuación que ya estaba prevista (la retirada de la plataforma). El Ayuntamiento si debe exigir a la Comunidad de Madrid que no haya más retrasos y que la retirada se lleve a cabo en condiciones de seguridad y en la temporada de vacaciones lectivas, o cuando aconsejen los informes técnicos.

El caso del amianto del Valdemera fue objeto de una lamentable manipulación política por parte del concejal Antonio Montes (IU), no sólo alarmando innecesariamente y de manera grosera, también utilizando la “amenaza del cáncer” con fines partidistas de la peor manera: pretendiendo que este asunto se pudriera hasta llegar a la campaña electoral de mayo de 2019. Tal y como estaba previsto, fue finalmente la Comunidad de Madrid la que retiró el techado de amianto durante el verano de 2018.

—————

Los Presupuestos ya preveían la reforma del Polideportivo y por una cantidad similar a la que después se reclamaba con las firmas de los vecinos y vecinas. Este estilo de hacer política, basado en el engaño, debería desterrarse de la vida pública.

La petición de que se destinen 100.000 euros para hacer reformas en el Polideportivo Municipal es igualmente extraña. Los promotores de esta campaña sabían que ya había una partida de 100.000 euros en los Presupuestos Municipales aprobados semanas atrás, una información que el Ayuntamiento ya ofrecía en la web municipal desde dos meses atrás (ver detalle del Presupuesto al final de este enlace). No compartimos esta manera de trabajar para nuestros vecinos. El engaño o la alarma injustificada deberían dejarse al margen siempre, pero muy especialmente cuando se trata de la salud o la seguridad. Los votos no lo pueden justificar todo.

Ni siquiera es cierto, como dice el texto de alegaciones, que el incremento presupuestario de 206.354 €, de las tres alegaciones“no afectará al cómputo total de lo presupuestado”. Para que así fuese debería preverse un incremento similar en los ingresos, o bien indicar de que partidas de servicios o inversiones se reduciría ese importe. Los Presupuestos siempre tienen que ser equilibrados en ingresos-gastos, como también saben los concejales que promueven esta campaña de alegaciones.

Por si algo le faltaba a estas iniciativas oportunistas es que ni siquiera respetan la legislación y los supuestos por los que se pueden presentar alegaciones a un presupuesto municipal, el informe de la Intervención Municipal es demoledor en ese sentido. Como no podía ser de otro modo se desestimaron las alegaciones por la mayoría de los concejales, el amianto del Valdemera será retirado como estaba previsto y la ambulancia de Protección Civil seguirá en el mismo estado que se encontraba desde que el 2 de junio de 2016 un grupo de concejales decidió que era un servicio prescindible.


Más información:

Intervención de nuestra concejala Alicia Martínez
Nota informativa emitida por el Ayuntamiento de Velilla el 13-4-2018 sobre el amianto
Informe de Intervención Municipal sobre las alegaciones presentadas al Presupuesto Municipal
R.D. 396/2006 de 31 de marzo
Guía de Buenas prácticas sobre amianto (Ministerio de Trabajo)
El caso de la ambulancia de Protección Civil de Velilla