.

El Ayuntamiento estudia autorizar una gasolinera en pleno casco urbano

Mientras que en cualquier ciudad de nuestro país hace años que se desmantelan los surtidores de carburante que funcionaban en el interior de los cascos urbanos, en Velilla de San Antonio podríamos vernos dentro de poco compartiendo un surtidor, con 40.000 litros de combustible almacenados, en pleno centro de la localidad. Lo que hace tiempo que es inaceptable en cualquier ciudad moderna, en Velilla puede ser una realidad dentro de poco.

Meter un surtidor de carburante y decenas de miles de litros de combustible inflamable a una docena de metros de las viviendas más cercanas es un acto irresponsable y provocará un evidente riesgo sanitario, y una permanente amenaza para la seguridad de los vecinos. Por otro lado, enterrar depósitos de combustible a casi 5 m. de profundidad en plena llanura aluvial del río Jarama provocará tarde o temprano el contacto de las aguas subterráneas, con estos depósitos. Estamos hablando de un espacio protegido, incluso bajo el amparo de la Unión Europea, en el que la simple protección de los recursos (como el agua) deberían ser una prioridad mayor que el interés de un particular para instalar un negocio, o colocar la sexta gasolinera en el entorno de Velilla.

gasolineras

Localización de gasolineras alrededor de Velilla de San Antonio, hay cinco construidas, cuatro de ellas en funcionamiento.

En Velilla no necesitamos más gasolineras. En 3-4 Kms. alrededor de Velilla de San Antonio hay ya cinco estaciones de suministro de carburantes. A diferencia de este caso de Velilla, todos ellos construidos a cierta distancia de las zonas residenciales. No tenemos necesidad de estas instalaciones, ni hay una demanda social que lo justifique. Tan sólo un empresario que legítimamente quiere abrir un negocio …que perjudica a los vecinos y al medio ambiente.

Toda la tramitación de este proyecto se ha llevado en la más absoluta clandestinidad hasta el punto de que los vecinos descubrieron en agosto de 2015 que iban a tener la compañía de una gasolinera porque vieron a los trabajadores construyendo las instalaciones, sin licencia municipal para hacer esa obra. Sólo las denuncias vecinales obligaron a parar unas obras ilegales, y a que se iniciara el procedimiento de evaluación ambiental al que estaban obligados según la legislación vigente (ver enlace al final de esta entrada).

Tras tanta opacidad y tolerancia con las ilegalidades, ahora algunos responsables institucionales insinúan que es “inevitable” que se conceda la licencia, que “hay que cumplir la ley”, como si en este caso denegar la licencia fuera ilegal. Afirmaciones que se hacen antes incluso de conocer las alegaciones que están presentando decenas de vecinos, asociaciones y expertos. No es cierto, no hay nada inevitable. Es tan legal autorizar la construcción de la gasolinera como denegarla. El procedimiento de Evaluación Ambiental de Actividades otorga al Ayuntamiento TODA LA COMPETENCIA y TODA LA AUTONOMÍA PARA RECHAZAR EL PROYECTO (Informe de evaluación negativo y consiguiente rechazo de la licencia). Insinuar que la empresa tiene “derecho” a la licencia municipal es un burdo engaño que solo puede estar dirigido a justificar una autorización que se quiere aprobar por razones que no quieren explicar. Es tan legal y legítimo concluir con un informe de evaluación favorable, como lo contrario, solo que en el primer caso es una agresión innecesaria que deberían explicar a los vecinos.

Dicen también los responsables municipales que hay informes técnicos que ven viable el proyecto. Lo primero que hay que decir es que los informes técnicos son importantes (todos) pero, en este caso, de ninguna manera VINCULANTES. La mayoría de estos informes se limitan a reproducir los requisitos técnicos que deben reunir las instalaciones (electricidad, residuos, aspectos constructivos, urbanísticos, etc.), no entran a juzgar los riesgos de que haya viviendas a 12 m. de un depósito de 40.000 litros de combustible, o que a 17,2 m. se encuentra una instalación deportiva de uso intensivo, como es la piscina municipal. Los informes de los técnicos municipales no entran a analizar el riesgo de manejar sustancias inflamables por parte de clientes que no tienen formación, o el riesgo que supone el transporte de estas materias por un entorno urbano. Ni siquiera han considerado relevante conocer cual es el nivel del freático en la zona, etc.

Y se comprende, ellos se limitan a informar sobre lo que dice el documento de los promotores. Según este documento en las inmediaciones no vive nadie (“la zona en que se ubica la instalación es de carácter industrial y la presencia de personas no es constante en la zona“, apartado 6.2.3 de la memoria del proyecto), o que despachen el nivel freático  con una sencilla “en el terreno elegido no es previsible la aparición de agua”. O que no hay tráfico porque “se trata de un polígono industrial“, o…. Por lo tanto, si el documento no ve problemas, ni riesgos, ni amenazas, ellos tampoco.

Al contrario de lo que insinúan, los responsables municipales tienen las manos libres para atender perfectamente las razones y los informes técnicos que contienen las decenas de alegaciones que se están presentando en el Ayuntamiento. Deben garantizar que en sus decisiones son prioritarios los intereses y la seguridad de los vecinos frente al interés particular de un empresario en instalar un servicio que no es necesario para nuestro municipio. En el caso de la gasolinera, su rechazo, en las alegaciones, se apoya en decenas de razones técnicas, de sentido común, ecológicas, de seguridad, sanitarias …por razones técnicas no será. Un elemental criterio de prudencia debería ser suficiente para que quienes dirigen el Ayuntamiento reflexionaran sobre las ventajas y los inconvenientes, y aplicaran el sentido común.

Las alegaciones

gasolinera-pancartas

Los vecinos de la zona llevan meses de denuncias. Han conseguido paralizar unas obras ilegales, y que se lleve a cabo un procedimiento legal que se quería hurtar (el de Evaluación de Impacto Ambiental). Lo han conseguido gracias a la presión que vienen haciendo. Tienen razón.

El procedimiento de Evaluación Ambiental de Actividad tiene un procedimiento administrativo que recorrer. El pasado 9 de febrero se publicó en el BOCM el anuncio de salida a información pública. A partir de ese momento los ciudadanos tenemos 20 días hábiles para presentar alegaciones en el registro municipal, para rechazar o proponer modificaciones al proyecto técnico que presenta la empresa. En el Ayuntamiento se puede consultar libremente el informe técnico del proyecto y otros que se han elaborado por los servicios municipales. El Ayuntamiento tiene un plazo máximo cinco meses (desde que la empresa presentó el proyecto técnico para la evaluación) para informar positiva o negativamente. Ni siquiera tiene por qué informar, basta con silencio administrativo para que se considere informe negativo y, por lo tanto, no se podría conceder la licencia municipal (así lo indica el artículo 47.3 de la Ley 2/2002). Es decir, los responsables municipales tienen todas las facilidades y comodidades para aplicar la ley y de paso garantizar los intereses de los vecinos y vecinas a los que representa. Su informe (o su silencio administrativo) es preceptivo y determinante para la empresa que promueve el proyecto.

Desde aquí queremos invitar a todas las personas que quieran colaborar para impedir una gasolinera en el casco urbano de Velilla, para que presenten alegaciones antes del día 7 de marzo, y para que apoyen a los vecinos de las mancomunidades más cercanas en las iniciativas que pongan en marcha. Aquí ofreceremos, en breve, acceso a un modelo de alegaciones en formato PDF que cualquiera puede suscribir y presentar en el registro municipal.

Las movilizaciones

Desde agosto de 2015 los vecinos de las fincas del Camino de Alamillos y otras cercanas están defendiendo su derecho a la seguridad, a un entorno sin emisiones, y a que no se contamine el acuífero y el río. Son quienes han denunciado las ilegalidades que ha tolerado el Ayuntamiento, son los que han denunciado las mentiras de la empresa (que alegaba desde el primer día que tenía licencia). Los vecinos han obligado a que se inicie el procedimiento de evaluación ambiental, un procedimiento muy importante por que a diferencia de la simple petición de una licencia, en este caso hay plena discrecionalidad del Ayuntamiento para aceptar su viabilidad, sin condicionantes judiciales ni de ningún otro tipo. Y van a seguir defendiéndose, incluso recurriendo a los tribunales si se pone en riesgo su seguridad o su salud. Desde aquí van a tener toda nuestra solidaridad y apoyo.

Una moción para que la Corporación se pronuncie

Antes de que termine el período de alegaciones los grupos municipales tienen la oportunidad de posicionarse ante este proyecto, declarando con su voto su opinión sobre las ventajas y las consecuencias de que una gasolinera se instale en pleno casco urbano. Para este fin se ha presentado una moción que será defendida de manera conjunta por la concejala Alicia Martínez, y los concejales de Somos Velilla. Es importante que el Pleno [soberano] de la Corporación pueda pronunciarse antes de que los responsables municipales emitan un informe final tras el período de alegaciones. Estamos seguros que al final vamos a conseguir frenar esta amenaza.

Nuestra posición

Desde que conocimos la intención de abrir esta gasolinera, allá por el mes de agosto de 2015, hemos manifestado que la gasolinera solo beneficia a sus promotores y perjudica a las personas que residimos en Velilla, que no es necesaria. Hemos denunciado la opacidad con la que el Ayuntamiento ha estado gestionando todo el procedimiento administrativo. Ya en el pleno de agosto de 2015 exigimos un pleno extraordinario que nunca fue atendido por la Presidenta de la Corporación:

La tramitación desde hace meses de un proyecto de gasolinera en la confluencia de las calles Henares y el Camino de los Alamillos está provocando la indignación de muchos vecinos, tanto por los riesgos para su seguridad y su salud, como por la ausencia de información desde el Ayuntamiento.
La citada gasolinera se localizaría a menos de 20 m. de las instalaciones de uso intensivo de la piscina municipal y a 12 m. de las viviendas. En un radio de 3 Kms. Alrededor de Velilla se localizan hasta cinco estaciones de servicio.
Me dirijo a la Presidencia de este Ayuntamiento solicitando que se convoque pleno extraordinario para que los miembros de esta Corporación sean informados de este proyecto, y para que este pleno se pronuncie sobre la idoneidad del mismo.
Así mismo, solicito de la Presidencia que tome medidas inmediatas para paralizar las obras en tanto no tenga licencia definitiva.

Alicia Martínez (concejala “no adscrita”). Velilla, a 18 de agosto de 2015

Tras conocer los contenidos del proyecto presentado por la empresa tenemos aun más claro que estas instalaciones no deben construirse en Velilla. Por estos motivos:

  • Por su cercanía a una zona residencial y a unas instalaciones deportivas de uso intensivo.
  • Porque hay un riesgo sanitario por la emisión de gases tóxicos.
  • Porque hay un riesgo real para la seguridad de las personas, derivado del manejo y almacenamiento de sustancias inflamables.
  • Porque hay una amenaza real de contacto del agua subterránea (freático) con el depósito que estará enterrado a casi 5 m.
  • Por que las medidas correctoras que se proponen no pueden garantizar que estos riesgos no sigan siendo relevantes.
  • Porque no es un servicio necesario en estos momentos.
  • Porque habrá un impacto sonoro y de tráfico importante en el entorno residencial de la calle Alamillos.
  • Porque el acceso de los transportes de recarga de combustible tendrán que transitar por el entorno urbano de Velilla.

Plano de localización:

Gasolinera-plano-localizacion


Más información:

Alegaciones para presentar en el Ayuntamiento antes del 7 de marzo
(modelo para descargar-imprimir-firmar y registrar). Próximamente.
Moción conjunta, presentada por Somos Velilla y Grupo No Adscritos.
Primera noticia sobre la gasolinera. 20 de agosto de 2015
Resumen del pleno del mes de agosto
Acta del pleno del 26-8-2016
Asamblea de vecinos y Ayuntamiento sobre la gasolinera. 2 de septiembre de 2015

Ley 2/2002, de Evaluación de Impacto Ambiental de la Comunidad de Madrid
(de aplicación los arts. 41 a 48)
Diagnóstico ambiental de las estaciones de servicios en la CM