.

El Ayuntamiento desaprovecha la oportunidad de modificar el IBI en beneficio de la mayoría de los vecinos

El pleno de la Corporación Municipal celebrado el 13 de noviembre ha aprobado la nueva ordenanza que regulará el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en Velilla de San Antonio durante el próximo año 2016. El acuerdo adoptado tiene pocas novedades prácticas respecto al que ya estaba en vigor y casi exclusivamente se limita a fijar un incremento en el tipo de gravamen a aplicar con objeto de compensar la caída prevista en la recaudación como consecuencia de la bajada de los valores catastrales que está en vigor desde el pasado mes de julio.

Como ya hemos informado con anterioridad, el Equipo de Gobierno aceptó en el mes de julio de 2015 el ofrecimiento del Ministerio de Hacienda de rebajar un 18% los valores catastrales de los establecimientos urbanos de nuestra localidad. Desde entonces no se había informado a los miembros de la Corporación de que tal rebaja de los valores (que sin duda beneficia a todos los propietarios) supondría una bajada de la recaudación en el IBI en 630.000 euros y, en consecuencia, se ponía en cuestión el sostenimiento de importantes servicios municipales que actualmente se prestan, incluso se podría incurrir en ilegalidad según el informe de la interventora municipal. Hasta el mes de octubre no se toma ninguna iniciativa por parte del Gobierno Municipal, y en el pleno de ese mes se limitan a llevar una modificación simple del gravamen (elevándolo del 0,40% al 0,49%) con objeto de compensar la depreciación de los valores catastrales y mantener la recaudación. La propuesta de ordenanza es rechazada por la mayoría de la Corporación, en medio de acusaciones de la concejala de Hacienda sobre un posible desastre financiero y acusaciones de irresponsabilidad para todos aquellos que no apoyen la nueva ordenanza, es decir se intenta descargar en los demás la responsabilidad de un fracaso propio.

Ya desde aquel pleno de octubre advertimos que estábamos ante una oportunidad para romper con la inercia y la rutina que desde hace años se aplica a la regulación fiscal que soportamos en Velilla. El IBI está regulado por una una ley (arts. 60 a 77 de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales). Una legislación que permite muchas posibilidades para hacer de este impuesto una herramienta contra la desigualdad y para hacer justicia fiscal. Mientras que para el Gobierno municipal todo se reducía a mantener la recaudación, en nuestra opinión se abría una posibilidad de modificar gravámenes por tramos, aplicar bonificaciones muy diversas que en la actualidad se estaban ignorando, o ampliar los plazos de pagos (con nuevas bonificaciones). Es decir se trataba de aplicar medidas ya previstas en la Ley para mantener la recaudación, pero modificando el reparto de la carga, y utilizando el IBI para ayudar a sectores muy afectados por la crisis.

Nuestras propuestas se presentaron pocos días después del pleno de octubre, y fueron en su mayor parte desestimadas por el gobierno municipal, que se ha resistido a renovar la actual ordenanza, por este motivo no hemos apoyado la propuesta en el pleno del 13 de noviembre, y en su lugar hemos anunciado nuestras medidas de regulación para este impuesto. Tales medidas garantizarían los siguientes objetivos:

  • Mantener como mínimo la recaudación actual para garantizar que no hay riesgo para los servicios públicos que recibimos quienes residimos en Velilla de San Antonio.
  • Garantizar que la inmensa mayoría de los propietarios de viviendas y comercios de Velilla no se verán afectados por un aumento neto del impuesto (con límite del 0,49% de gravamen) y que incluso verán reducido el importe que ya venían pagando.
  • Diversificar la presión en función del valor catastral de los establecimientos no residenciales.
  • Garantizar la penalización a las viviendas habitualmente vacías o segundas residencias en cuanto la legislación estatal lo permita.
  • Crear nuevas bonificaciones para ayudar a nuestros vecinos y vecinas en situaciones de emergencia social. También para estimular el empleo, la innovación energética, o la introducción de la agricultura social en la vega.
  • Facilitar el pago, abriendo nuevas posibilidades de bonificación por anticipo parcial del pago del impuesto.

El IBI debe ser un impuesto justo y no sólo un instrumento recaudatorio, por este motivo vamos a trabajar en los próximos meses para que esta ordenanza se pueda modificar y acoger todas las posibilidades que la legislación ofrece para que en Velilla tengamos una herramienta de justicia social en tiempos de crisis.

Resumen de nuestras propuestas aprobadas y su presencia en la ordenanza aprobada

tabla-ibi-2015


Más información sobre el IBI:

Ordenanza aprobada para 2016
Intervención de la concejala Alicia Martínez en el pleno del 13-11-2015
Ordenanza fiscal Impuesto Bienes Inmuebles (en vigor en 2015)
Informe de la Intervención Municipal
(presentado en el pleno de octubre)
Cuadro comparativo de la ordenanza aprobada y las propuestas presentadas
Debate sobre el IBI en el pleno municipal del 28-10-2015