.

El pleno rechaza la ordenanza del IBI

El pleno municipal del 28 de octubre de 2015 ha rechazado la propuesta del Equipo de Gobierno sobre la nueva Ordenanza sobre el Impuesto de Bienes de Naturaleza Urbana, que pretendía compensar la reducción de los valores catastrales de Velilla de San Antonio. La propuesta sólo ha sido apoyada por los concejales que forman el Gobierno Municipal, PSOE y UPyD.

La Ordenanza establecía una elevación del actual gravamen que el Ayuntamiento puede aplicar a este impuesto, que hasta la fecha estaba en sus valores mínimos (0,40), y elevarlo hasta el 0,49, compensando de esta forma la caída de la recaudación que en el caso del IBI supondría la bajada de los valores catastrales, y elevando levemente el IBI que pagarían los vecinos de Velilla (entre 2 y 5 euros). En el caso del impuesto de Plusvalía (Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos) la bajada de recaudación prevista, de unos 90.000 euros, no se preveía compensarla.

La reducción de los valores catastrales fue una iniciativa del Ministerio de Hacienda, que el pasado mes de julio fue ofrecida al Ayuntamiento de Velilla de San Antonio, que la aceptó, con la consecuencia inicial de una caída prevista en la recaudación por el IBI de 630.000 euros. Para la reducción de estos valores catastrales se aplicó un coeficiente de actualización del 0,82. Según el informe de la Concejalía de Hacienda con esta variación el valor de nuestras viviendas y locales ajustarán su valor al del mercado. La nueva propuesta de Ordenanza pretendía compensar la caída en el 18% de los ingresos por ese impuesto. Según el informe de la Intervención Municipal semejante reducción en los ingresos municipales supondría un “riesgo para el mantenimiento de los servicios públicos“.

En el debate suscitado en el pleno ya quedó de manifiesto que se trataba de una ordenanza insuficiente, que se limitaba a establecer compensaciones para evitar la caída de recaudación, ignorando las posibilidades que ofrece la ordenación fiscal del principal impuesto municipal. La propuesta de nuestro actual colectivo fue defendida por la concejala Alicia Martínez, que rechazó la propuesta de Ordenanza por:

  • No compartir incrementos fiscales indiscriminados.
  • Por no incorporar medidas de compensación para sectores sociales afectados por el actual estado de emergencia social.
  • Por no incorporar mayores posibilidades de fraccionamiento del pago (“pago a la carta”), que en algunos ayuntamientos suponen, para los contribuyentes, incluso pequeñas reducciones en el caso de pago mensual.
  • Por que esta clase de propuestas que pueden afectar gravemente al funcionamiento de la institución local, o de los servicios que reciben los vecinos y vecinas, deben venir precedidas de un elemental intento de acuerdo por parte del mayor número de grupos para garantizar su aprobación.

El Equipo de Gobierno se limitó a pedir responsabilidad a todos los integrantes de la Corporación, sin asumir que el procedimiento de tramitación, la aceptación de la reducción de los valores catastrales, y los contenidos de la Ordenanza eran de su plena y exclusiva responsabilidad. Una responsabilidad que debería haberse aplicado en el propio debate, evitando llegar a la votación cuando la mayoría de los grupos estaban anunciando que no iban a apoyar la Ordenanza tal y como se proponía. Un elemental sentido de la misma responsabilidad que se exigía a los demás debió aconsejar al Equipo de Gobierno no votar la Ordenanza, “dejarla sobre la mesa”, y tramitar de urgencia un intento de acuerdo y pleno extraordinario. En cualquier caso corresponde en primer lugar al Equipo de Gobierno dar los pasos para intentar un acuerdo suficiente con los grupos de la oposición, que garantice con carácter urgente (antes de la tramitación de los presupuestos) una ordenanza del IBI justa y unos ingresos suficientes. Desde nuestra concejala, Alicia Martínez, haremos una propuesta para resolver este atolladero al que no deberíamos haber llegado.