.

20 de diciembre. Necesitamos un nuevo país

banner2-vota-UP

Ha comenzado la campaña electoral, y parece que se han acabado los problemas que durante estos años han provocado la angustia y el empobrecimiento de millones de familias. Nuestro país y sus ciudadanos son víctimas del saqueo de sus derechos, del deterioro de sus servicios públicos, y de unas políticas que han demostrado hasta la saciedad su fracaso, al menos para la inmensa mayoría de los ciudadanos. Mientras bancos y grandes compañías de energía acumulan beneficios, millones de niños se encuentran en el umbral de la pobreza y tienen que ser alimentados en los colegios públicos, son legión las familias que no pueden encender la calefacción o usar la electricidad, el paro no se reduce a pasar del maquillaje de los discursos o de precarizar la naturaleza del “trabajo” hasta hacerlo asimilable a la pura y simple explotación. Los ciudadanos no somos su prioridad, estos políticos que nos han traído hasta aquí sólo sirven a la codicia de quienes detentan el poder económico. Han convertido la democracia en una simple justificación de las fechorias con las que nos agreden o roban a diario. Necesitamos otro país.

Alicia-Garzon

Alicia Martínez, concejala de IU en Velilla de San Antonio, y Alberto Garzón, en el inicio de la campaña electoral.

Están nerviosos, saben que hay un cambio en marcha, que empezó hace tiempo y que seguirá teniendo nuevos impulsos tras las elecciones generales. Pero los resultados de las elecciones serán importantes para que ese proceso adquiera velocidad o se ralentice. Mientras tanto sólo nos ofrecen sugestión y publicidad masiva. No tienen asegurados los resultados, hay un 41% de votantes que aun no saben que voto van a depositar, y se les han encendido todas las alarmas. Por eso están poniendo todos los recursos (que son muchos) en intentar controlar el proceso de cambio. Nunca como hasta ahora se había retorcido tanto la democracia para evitar la presencia pública de quienes pretendemos un nuevo proceso constituyente, una banca pública, la nacionalización del sector energético, la revisión de esta Constitución para que se la pueda respetar… Lo tienen claro, intentan ocultar la presencia pública de la tercera fuerza electoral en votos de nuestro país, y utilizan a los medios de sugestión masivos (propiedad de los bancos con los que están endeudados y de las grandes empresas anunciantes). Esta estrategia de promocionar a unos y de ocultar a otros es un buen indicador de cuales son las preferencias de los amos del dinero, del IBEX 35, los poderes en la sombra de este país.

En realidad no hay nada nuevo, tan sólo el descaro en la violación de los principios democráticos. Unidad Popular, como durante décadas IU, será la opción incómoda para estos poderes políticos y económicos, por que plantea medidas que apunta a las raíces de este injusto poder económico y por que pueden despertar nuevamente la rebeldía de millones de personas que no se resignan al negro futuro que nos reservan. A pesar de tanta trampa y fraude democrático las energías de cambio se expresarán también el 20 D. Unidad Popular – Izquierda Unida estará en el Parlamento y será la voz de la rebeldía, de las víctimas sociales, de aquellos que siempre hemos aspirado a poner fin a esta escandalosa desigualdad que nos arruina como país y como personas.

El 20 de diciembre no te olvides, NECESITAMOS OTRO PAÍS