.

La caza en Velilla de San Antonio, entre el abuso tolerado y el riesgo para paseantes

El lunes 8 de octubre de 2018 comenzaba la temporada de caza. Esta actividad en Velilla de San Antonio y en el Parque Regional del Sureste ha sido durante muchos años una actividad tradicional. Los pueblos de antaño se han convertido en ciudades y el Parque Regional en un lugar frecuentado al que incluso se puede llegar en “Metro”. Esta densidad demográfica y los abusos que afectan a la actividad cinegética están creando situaciones de riesgo para la seguridad de muchos ciudadanos que acceden a las servidumbres de caminos y riberas, también son un problema para la conservación de la fauna protegida. Las administraciones deberían adaptar las condiciones y lugares en que se practica la caza para hacerla compatible, cuando eso sea posible, con la seguridad de paseantes, ciclistas y la vida silvestre.

Frente a lo que mucha gente cree en el Parque Regional del Sureste se caza, y mucho, hasta el punto de que más del 80% de su territorio está ocupado por cotos de caza. Cualquier vecino de Arganda, Velilla, San Martín de la Vega, etc., está acostumbrado al sonido de los disparos. Se caza en la temporada “oficial” (de octubre a febrero) y se caza también por los permisos extraordinarios que se conceden a los gestores de cotos para descaste, a veces muchas más jornadas que en la temporada oficial. Sólo en julio y agosto hay cierto descanso real.

Durante los años 90 no era extraordinario encontrar especies protegidas abatidas por disparos. El de la fotografía es un buitre inmaduro encontrado frente al hotel de Miralrío, de Velilla. El antiguo guarda de la gravera de Pioneer que actuaba en Velilla decía estar harto de avisar a la empresa de electricidad para reponer aislantes de los postes rotos por disparos a aves posadas. Una situación que afortunadamente ha cambiado.

Con independencia del conflicto moral que representa para muchos ciudadanos que anualmente se sacrifiquen mediante disparos una gran cantidad de animales, la caza tiene una regulación legal que permite su ejercicio mediante determinadas condiciones. En el Sureste de Madrid, estas condiciones no se cumplen demasiadas veces, incluso desde la propia Administración Regional se fomenta la caza sobre suelos donde está expresamente prohibida esta actividad. Son los abusos de la caza, algunos de ellos afectan también a la actividad que se practica en Velilla de San Antonio.

 

Los abusos de la caza en el Sureste de Madrid

En los últimos años se han corregido algunas situaciones. Ya no se permite la caza en los terrenos libres, ni se permite el uso de munición de plomo en las inmediaciones de las masas de aguas, hay en general una mayor responsabilidad entre los cazadores, el furtivismo ha disminuido aunque aun constituye una práctica habitual en algunos parajes. A pesar de estas mejoras sobre la anterior situación la caza que se practica en el tramo bajo del valle del Jarama sigue siendo un agujero negro de abusos, riesgos para terceros, o desinterés de las administraciones (cuando no la colaboración necesaria para algunas ilegalidades).

La relación de abusos que han sido denunciados en los últimos años sobre la caza en el territorio del Parque del Sureste es larga. Estos son algunos ejemplos típicos:

  • Ocupación del territorio por cotos de caza. Más del 80% del espacio protegido del Parque Regional del Sureste.
  • Demasiadas veces no se respetan los límites de capturas recogidos en las autorizaciones administrativas (los Planes de Aprovechamiento Cinegético). En ocasiones se duplican o triplican estos límites como consecuencia de los permisos extraordinarios de caza.

En la captura de especies cinegéticas no se respetan en muchos casos los límites que se fijan en el estudio técnico de la autorización del coto (el PAC). La razón es la gran cantidad de permisos extraordinarios que se conceden fuera de temporada. El cuadro recoge varios ejemplos sobre el número de conejos que se pueden cazar y los que realmente se acaban cazando. Fuente: datos oficiales facilitados por la Dirección General de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid. Pulsar sobre la imagen para ampliar.

  • A pesar de ser ilegal aún se utiliza munición de plomo cerca de humedales (el envenenamiento por plumbismo es un problema grave para las aves).
  • No siempre se respeta la prohibición de cazar en zonas de seguridad (caminos, sendas, riberas…).
  • Durante la temporada de caza los gestores de los cotos impiden el paso por algunos caminos que son de titularidad pública, o “advierten” de accidentes por disparos (a pesar de estar prohibido alcanzar estas zonas de seguridad).
  • Aun es posible encontrar furtivos cazando. Más habitual utilizando perros en lugar de escopetas.

Paradójicamente es la Administración Regional el principal problema para que se respete la legislación sobre la caza. Por ejemplo, se sigue permitiendo la caza, mediante las concesiones administrativas de los Planes de Aprovechamiento Cinegético (PAC) sobre suelos donde está expresamente prohibida por una Ley votada en el Parlamento Regional de la Comunidad de Madrid (la Ley 6/94, de 28 de junio, de creación del Parque Regional del Sureste o el Decreto 27/1999, de 11 de febrero, PORN). La excepcionalidad que se prevé en la legislación del Parque Regional del Sureste (por razones de “gestión” o “investigación“) se ha convertido en una permanente y descarada concesión generalizada de derechos de caza.

Cazar, cuantos más días mejor, se ha convertido en muchos cotos en una obsesión apoyada desde la Administración. Se caza con permisos extraordinarios porque hay exceso de conejos, y casi al mismo tiempo y en los mismos cotos se solicita (y se obtienen) permisos para capturar sus depredadores naturales, como el zorro, para evitar la caída de las poblaciones cinegéticas en el acotado (conejos). Hay bastantes casos confirmados de semejantes paradojas. Al final cazar el máximo posible de jornadas lo justifica todo. La Dirección General de Medio Ambiente facilita estos permisos y también se niega a hacer públicos los informes técnicos que deben avalar los descastes.

En el Sureste de Madrid las prácticas ilegales de caza han sido habituales y descaradas. Se ha cazado en cualquier sitio, incluso desde las inmediaciones de las zonas residenciales.

Que la Administración Regional está al servicio del lobby de la caza es evidente y tiene muchos ejemplos. Quizás el que mejor ilustra la actitud de unos gestores públicos que tienen como prioridad la conservación, lo constituye el fallido Plan de Ordenación Cinegética del Parque del Sureste. Además de otras barbaridades llegaron a convertir en suelos “cazables” las “Zonas C-Degradadas a regenerar”, un 30% del territorio del Parque del Sureste donde la caza estaba prohibida salvo por excepcionales razones de gestión o investigación. El texto de aquel reglamento llegaba a justificar este intento de cambio legislativo por la “vocación cinegética de estos suelos“. Al parecer no hacía falta mayor justificación que una simple ocurrencia semántica, ni siquiera un simple informe técnico. Afortunadamente aquel Plan de Ordenación Cinegética tuvo corta vida y fue derogado, a pesar de lo cual en las “Zonas C” se sigue autorizando habitualmente la caza en los PACs. En el ámbito de la caza para la Administración lo excepcional se convierte en habitual.

 

La caza en Velilla de San Antonio

Hasta hace pocos años en Velilla se cazaba en gran parte de su término municipal, cerca de fábricas, en los humedales, en lo libre y en los acotados. La limitación de la caza a los cotos legalizados ha reducido algo esta actividad, aunque oficialmente casi el 70% del término municipal pertenece a algún coto de caza. En Velilla de San Antonio, en la temporada 2017/2018 funcionan cuatro de estos cotos, dos de ellos compartidos con otras localidades vecinas. Los más importantes son los siguientes (ver plano pulsando aquí):

  • “El Sotillo” (M-11052), con 215 has, recoge suelos de la zona de los humedales del Picón de los Conejos y El Sotillo. Linda con Rivas Vaciamadrid, Mejorada del Campo y el río Jarama. Los suelos son especialmente protegidos y, en menor superficie, agrícolas.
  • “Velilla de San Antonio” (M-10785), con 604 has. Ocupa el 42% del término municipal de Velilla, al Sureste del arroyo Pantueña. Afecta a parcelas que tienen muy baja protección ambiental y son relativamente poco transitados por ciclistas y paseantes.

Hay otros dos cotos que comparten pequeñas parcelas en Velilla pero fundamentalmente pertenecen a Loeches y Arganda, son los cotos con matrícula M-10154 y M-10932.

El coto de El Sotillo tiene una regulación de actividad que vulnera limitaciones establecidas en la legislación del Parque Regional. Es un ejemplo de lo que sucede en otros cotos similares del Parque Regional del Sureste. Ampliar la imagen pulsando sobre ella. Pulsar sobre la imagen para ampliar.

Para tener actividad los cotos de caza tienen que tener aprobado su PAC (Plan de Aprovechamiento Cinegético que se renueva cada cinco años), en ellos se establecen condiciones y limitaciones, el número de ejemplares que se pueden capturar a lo largo de la temporada. En la temporada 2017/2018 estaban en vigor dos PAC, correspondientes a los cotos M-10785 (dehesa), y a M-11052 (humedal Picón de los Conejos y vega). Este último presentó solicitud de nuevo PAC el 31 marzo 2017.

En el coto de El Sotillo (M-11052) se puede cazar zorro (el más eficaz depredador de los conejos) “sin cupo de capturas” a pesar de que la zona de  El Picón de los Conejos es una zona con una alta densidad de esta especie como conoce cualquiera que transite por esos caminos, y que el propio PAC del coto llega a justificar la caza en “Zona C” “por la gran densidad de conejos…“. Al margen de semejante paradoja, que se repite en muchos cotos, lo más relevante de este coto es que su actividad se lleva a cabo en zonas donde hay sendas y caminos muy transitados en algunos momentos del año (camino de Corsini y sendas de las lagunas). Por otro lado se siguen considerando oficialmente acotado de caza suelos que desde hace años están ocupados por láminas de agua y otras “zonas” donde está expresamente prohibida esta actividad por la legislación del espacio protegido. Es difícil de comprender como la Dirección General de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid puede legalizar una actividad que está excluida por una ley y un reglamento aprobados por la Asamblea de Madrid. A diferencia del M-10785 se trata de un coto insostenible por su escasa superficie aprovechable (unas 100 has de las 215 has oficiales), ni siquiera es un coto que pueda tener actividad en la “media veda” del 15 de agosto a 15 de septiembre (se requieren al menos 250 has). Pero sobre todo es un coto de caza con evidentes riesgos para la seguridad de las numerosas personas que transitan por esa zona. Este coto también suele ser escenario de prácticas de caza furtiva. Durante el comienzo de la temporada 2018/2019 la actividad en este coto ha sido prácticamente nula.

Un “daño colateral” de la práctica de la caza en Velilla de San Antonio, es el caso de la antigua ermita que se localiza junto al río Jarama y el pinar. Se trata de un edificio abandonado que durante muchos años ha sido utilizado como perrera por parte de cazadores. En 2018 ha tenido que intervenir el Ayuntamiento para rescatar a los animales, que se encontraban en pésimas condiciones. Según la institución local durante 2018 se llevarán a cabo los trabajos de demolición de este ruinoso edificio una vez que se planifique la retirada de la cubierta de amianto.

 

La caza del Parque Regional del Sureste en cifras 

Número de cotos de caza en el PRS: 45 (en 2018)

La presencia de cazadores furtivos en el coto de El Sotillo no es excepcional. Constituye además un peligro para las personas y ciclistas que transitan por el camino público de Corsini. En la foto un cazador en julio de 2018 actuando fuera de temporada y sin ningún soporte legal.

Número de ejemplares abatidos en la temporada 2015/2016: 66.042 conejos, 2.540 liebres, 10.340 perdices, 600 faisanes, 21.137 palomas, 653 tórtolas, 369 zorros (448 en la temporada 2010/2011, 366 en 2011/2012, 364 en 2015/2016), 171 jabalíes, además de córvidos, codornices, zorzales, etc. Fuente: Dirección General de Medio Ambiente.

Permisos extraordinarios de caza en el PRS. Cada permiso puede abarcar varias jornadas de caza fuera de la temporada oficial:

  • 2012/2013: 249
  • 2013/2014: 298
  • 2014/2015: 252

Hay muchos ejemplos de cotos de caza en los que se las jornadas de caza fuera de temporada son muy superiores a las jornadas de caza en la temporada oficial. Fuentes: Dirección General de Medio Ambiente y respuesta a pregunta en sede parlamentaria):

  • Coto M-10188 (San Martín de la Vega), temporada 2011/2012: jornadas totales de caza: 281, de ellas 231 jornadas de permisos extraordinarios (el 82%).
  • Coto M-10683 (Ciempozuelos), temporada 2010/2011: jornadas totales de caza: 447, de ellas 396 jornadas de permisos extraordinarios (el 88,6%).
  • Coto M-10010 (Getafe-Pinto), temporada 2010/2011: jornadas totales de caza: 184, de ellas 133 jornadas de permisos extraordinarios (el 72,3%).

Permisos de caza extraordinarias en Velilla (no siempre se conoce el número de jornadas de caza autorizadas en cada permiso extraordinario). Fuente: Dirección General de Medio Ambiente:

M-11052 El Sotillo (Velilla de San Antonio).

  • Permisos extraordinarios caza 2012/2013: 2 para conejo, 1 para paloma y 2 para jabalí
  • Permisos extraordinarios caza 2013/2014: 1 para conejo y 1 de paloma.
  • Permisos extraordinarios caza 2014/2015: 1 para paloma y 2 para jabalí.
  • Permisos extraordinarios caza 2016/2017: 1 (para ahuyentar aves, de 28/7/2016 a 30/9/2016, jueves y sábados)
  • Permisos extraordinarios caza 2017/2018: 2 (captura en vivo, de 11/11/2016 lunes y viernes hasta 31/3/2017. Y ahuyentar aves, de 14/11/2016, lunes y jueves, hasta 30/1/2017).

M-10785 Velilla de San Antonio (Velilla de San Antonio).

  • Permisos extraordinarios caza 2012/2013: ninguno.
  • Permisos extraordinarios caza 2013/2014: ninguno.
  • Permisos extraordinarios caza 2014/2015: ninguno.
  • Permisos extraordinarios caza 206/2017: 3 (2 captura en vivo de conejo y 1 ahuyentar palomas).
  • Permisos extraordinarios caza 2017/2018: 2 (captura en vivo de conejo lunes y viernes no festivos del 23/1/2017 al 31/3/2017, y 18/4/2017 a 30/6/2017. Y 1 para ahuyentar palomas, del 29/5/2017 todos los días de la semana hasta maduración de la cosecha o 18/7/2017).

Terrenos libres:

  • Permisos extraordinarios caza 2012/2013: ninguno.
  • Permisos extraordinarios caza 2013/2014: 2 para jabalí.
  • Permisos extraordinarios caza 2014/2015: ninguno.

Más información:

Plano de los cotos de caza de Velilla de San Antonio
Mapa de cotos de caza del Parque Regional del Sureste
Plan de Aprovechamiento Cinegético coto “El Sotillo” M-11052
Plan de Aprovechamiento Cinegético coto “Velilla de San Antonio” M-10785
Ley 6/94, de 28 de junio, de creación del Parque Regional del Sureste (PRS)
Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) del PRS.
Normativa de la Red Natura en el PRS
Normativa de caza en la Comunidad de Madrid. Temporada 2018-2019
Informe sobre el impacto de la caza, 2018
Informe sobre el efecto negativo de la caza sobre el medio rural
Europa considera preocupante para la salud el empleo de munición de plomo