.

La Mancomunidad del Este aprueba construir un vertedero de residuos a pesar de la oposición social

Aprovechando las fechas vacacionales, el pasado 11 de julio la Mancomunidad del Este ha tomado el acuerdo de ratificar la construcción del macrovertero de residuos urbanos en la localidad de Loeches (mediante la modificación del proyecto). El acuerdo, adoptado con los votos mayoritarios de ayuntamientos como Alcalá de Henares o Torrejón de Ardoz supone prolongar la peligrosa especialización de nuestra zona como destino de instalaciones de alto riesgo sanitario o medioambiental y, también, la imposición de un modelo insostenible en el tratamiento de los residuos que generamos, que ha suscitado un amplio rechazo de los vecinos de numerosos municipios de nuestra Comarca.

Nuestra zona ha sido tradicionalmente el escenario elegido para implantar las instalaciones más incómodas o peligrosas: graveras, vertederos, desagües regionales a los ríos, aeropuertos, depósitos de combustibles, plantas de incineración, cementera, etc. Todos ellos se fueron implantando de manera silenciosa a lo largo de las últimas décadas. Tan solo en vertederos se han acumulado en el entorno de San Fernando-Mejorada los de La Rendija (ya sellado) y el regional de residuos industriales, ahora hay que añadir en la misma zona el vertedero mancomunado de Loeches. Nuestra Comarca ha sido especializada en acoger aquellas instalaciones que nadie encontrará en las comarcas “vips” del norte y el oeste donde viven quienes tomaban muchas veces estas decisiones.

manifestacion macrovertederoLa decisión adoptada por el voto ponderado de los municipios de la Mancomunidad del Este supone también la vulneración de la autonomía municipal. El Ayuntamiento de Loeches se opone a esta instalación en su término municipal y ha anunciado la interposición de recursos judiciales para impedirlo. La construcción de este macrovertedero requiere de la concesión de la correspondiente licencia municipal y no es fácil que la Mancomunidad del Este pueda declarar las instalaciones de “utilidad pública” para sortear la licencia, al no tener las competencias que corresponden a la Administraciones.

Por otro lado con la construcción de este complejo y la aprobación del modelo de tratamiento de residuos que impone, que insisten en un modelo de gestión basado en el enterramiento de grandes volúmenes de residuos, no ha respetado la secuencia lógica de la planificación regional. En la actualidad se ha iniciado las consultas previas de la nueva Estrategia Regional de Residuos (la actual ha finalizado su periodo en 2016). Precisamente la Comisión Regional de Medio Ambiente se reunía para tratar inicialmente de esta nueva planificación el mismo día que se reunía la Mancomunidad del Este, un proceso que requerirá de meses de debates hasta su aprobación final. No se entiende que una mancomunidad ponga en marcha un plan de tratamiento comarcal sin conocer los objetivos y el modelo que se desprenderá del marco regional que debe orientarlo. Los miembros de la Mancomunidad del Este han demostrado un desprecio irresponsable por la planificación regional que deberían respetar.

Objetivos de eliminacion de RSU en vertedero

Esta gráfica pone en evidencia la pésima gestión de las basuras en la Comunidad de Madrid. Obsérvese como lejos de cumplir el objetivo del 35% de reducción de basura a enterrar (respecto de 1995) la previsión es que se alcanzará el 174%, en 2016, con la tendencia actual. Pulsar sobre la imagen para mejorar su visibilidad.

También se ha perdido la oportunidad de acercar a nuestra comarca al cumplimiento de la Directiva UE 22/2008 y su trasposición a la Ley de Residuos 22/2011. Según esta Ley, en 2020 los Estados miembros de la UE deberían reducir en un 20% la producción de residuos urbanos y alcanzar un 50% de material preparado para su reciclaje. La política actual de tratamiento de residuos se ha demostrado fracasada, ni siquiera han sido capaces de cumplir con sus objetivos de reducción del volumen a enterrar.

Incógnitas legales en el horizonte

Aunque las prisas de quienes dirigen la Mancomunidad del Este parecen apoyarse en la cercanía de la colmatación del actual vertedero de Alcalá de Henares, pero hay también muchas incógnitas respecto a las instituciones que pueden tomar la iniciativa. Precisamente en parte de estas dudas se van a apoyar seguramente los recursos legales que el Ayuntamiento de Loeches puede poner en marcha. Estas son algunas de ellas:

  • La aprobación del proyecto se llevó a cabo en 2009 con un gobierno local en Loeches muy diferente al actual (al menos hasta ahora). Y además parece tratarse de un acuerdo no formalizado, seguramente verbal.
  • Tampoco está claro que la adquisición de los terrenos esté en manos del Ayuntamiento, ni siquiera que tenga que ser forzósamente la expropiación. Lo único claro es que el beneficiario de dicha adquisición sería la Mancomunidad del Este. La adquisición puede ser por expropiación (sólo puede hacerlo una administración) o por decisión libre y de mútuo acuerdo.
  • El posible recurso del Ayuntamiento de Loeches puede tener diversos destinatarios, dependiendo del camino legal que se quiera recorrer. Si es el Plan Especial, tendrá que ir contra la Comunidad de Madrid, no contra la Mancomunidad. Otra cosa es que se quiere actuar contra el último acuerdo de la Mancomunidad y para el Convenio que igual podrá estudiarse si caben acciones legales.

En fin, que hay aun mucho recorrido en este conflicto.

Otro modelo de gestión de residuos es posible

Frente a la política de seguir enterrando gran parte de los residuos, de incinerarlos (lo llaman “valorización energética”), o de ignorar los nuevos modelos de gestión responsable y sostenible que llegan de Europa y de los países más avanzados, en los municipios de nuestra Comarca hace tiempo que se abre paso otra manera de encarar el problema del tratamiento de los residuos. Sin entrar en muchos detalles nuestra posición se basa en el modelo de “residuos 0”, que básicamente consiste en el conjunto de objetivos y herramientas que valoricen el residuo, lo devuelvan a la cadena de aprovechamiento e impidan su enterramiento masivo:

  • Hay que convertir en marginal el actual volumen de residuo que acaba enterrado(en la actualidad el 70% del residuos de la Comunidad de Madrid acaba enterrado. Planificando la prohibición de vertido de productos reciclables, como metales, vidrio, papel y cartón y residuos biodegradables.
  • Hay que reducir el volumen de residuos en origen. Por ejemplo llegando a acuerdos con los grandes centros comerciales para reducir el exceso actual de envases.
  • Hay que evitar cualquier forma de incineración. Mientras es un suculento negocio para algunas empresas causa graves problemas sanitarios y medioambientales. Es una práctica en desuso en cualquier país avanzado.
  • Hay que poner en marcha planes de compostaje del residuo orgánico.
  • Hay que reciclar y reutilizar el contenido de la bolsa amarilla y otros residuos procedentes de la separación. Que permita alcanzar la máxima recuperación y valorización.
  • Hay que utilizar la autonomía municipal para introducir cambios en la separación y la reducción del residuo que generamos. Nuestros municipios deben romper con la rutina actual. Hay mucho trabajo por hacer en el campo de la concienciación, y no se está haciendo.

Hay mucho trabajo por hacer, y los ayuntamientos tienen mucho margen de iniciativas que desarrollar, bien dentro de un plan comarcal o poniendo en marcha iniciativas mancomunadas con otros municipios que compartan un enfoque sostenible y racional en la gestión de los residuos.


Más información:

Portal con información diversa sobre el macrovertedero y otros enlaces de interés
Noticia en el diario El País, 19-6-2016