. La mayoría de los grupos municipales acuerdan una solución para evitar la construcción de una gasolinera junto a las viviendas

La mayoría de los grupos municipales acuerdan una solución para evitar la construcción de una gasolinera junto a las viviendas

La alarma generada en Velilla de San Antonio por la construcción de una gasolinera en pleno casco urbano parece que está despejando las dudas que hasta ahora tenía el gobierno municipal. La construcción de una instalación de este tipo con un depósito de 40.000 litros de combustible a 12 m. de las viviendas de la calle Alamillos constituye una razón difícil de esconder (como, por ejemplo, hace la empresa en su proyecto). Este tipo de “detalles”, así como que la coloquen a poca distancia de la piscina municipal, parece que está dando sus frutos.

El proyecto de esta gasolinera lleva ya cerca de un año de recorrido administrativo. Al principio la tramitación se ocultó a los vecinos a pesar de ser una obligación municipal darla a conocer, fueron los vecinos los que tuvieron que paralizar las obras ilegales con sus denuncias, consiguieron que se aplicara la legislación de evaluación ambiental a este proyecto (conforme prevé la Ley 2/2002). En estos momentos la tramitación de la licencia transcurre por el procedimiento de Evaluación Ambiental de Actividad, en plena presentación de alegaciones (hasta el 3 de marzo). Posteriormente, y previo estudio de las alegaciones y otros documentos, el Ayuntamiento resolverá sobre el Informe de Evaluación Ambiental (positivo o negativo) y consecuentemente se otorgaría, o no, la licencia definitiva. El plazo para tomar esta decisión se puede dilatar hasta cinco meses.

Para conjurar esa posibilidad, la concejala Alicia Martínez y Somos Velilla presentaron una moción conjunta en la que se pedía que el pleno municipal se pronunciara por un Informe de Evaluación negativo por las obvias razones de seguridad y sanitarias, entre otras. El pasado viernes 19 de febrero se celebró la Comisión municipal para tratar del orden del día del pleno del 24-2-2016. En esa comisión se ha llegado al acuerdo, por la mayoría de los grupos municipales (PSOE, Somos Velilla, Grupo No Adscritos, UPyD e IUCM-LV) para presentar una nueva y alternativa moción que abre un nuevo camino para llegar a la misma meta: el de modificar la ordenanza urbanística de los usos autorizados en el polígono industrial.

La resistencia de los vecinos, la presentación de la moción de la concejala Alicia Martínez y Somos Velilla, la recogida masiva de alegaciones que se está llevando a cabo, el debate público en las redes, etc., han sido muy importantes para este cambio de actitud en la institución y entre algunos representantes municipales. Harán bien los vecinos en no bajar la guardia hasta que esta amenaza se anule definitivamente. Por parte del Grupo de No Adscritos y el colectivo con el que trabaja (y de Somos Velilla) no hay problema en retirar la moción inicialmente presentada y apoyar esta nueva iniciativa colectiva si ofrece las mismas garantías para evitar la construcción de la gasolinera, la sexta en las inmediaciones de Velilla.

Este nuevo escenario no consiste en cambiar una solución (la evaluación ambiental negativa) por otra (el cambio de usos en el polígono industrial). En nuestra opinión el Ayuntamiento dispone ahora de dos instrumentos para evitar la amenaza de que una gasolinera se instale a las puertas de las viviendas de los vecinos. En caso de que algún problema técnico, burocrático o de cualquier otro tipo impidiera la reconversión de usos en el viejo polígono industrial siempre queda abierta la opción de la evaluación ambiental negativa, atendiendo a las alegaciones que se están presentando. Incluso por silencio administrativo, tras cinco meses, se genera informe de evaluación ambiental negativo, así lo establece el art. 47.3 de la Ley 2/2002, de 19 de junio, de evaluación ambiental de la Comunidad de Madrid:

Artículo 47 Informe de Evaluación Ambiental de Actividades

3. El plazo máximo para la emisión del Informe será de cinco meses, contados a partir de la fecha de presentación de la solicitud. Una vez transcurridos sin que se haya dictado resolución expresa, podrá entenderse que el Informe de Evaluación Ambiental de la actividad es negativo. Este plazo quedará interrumpido en caso de que se solicite información adicional o ampliación de la documentación y se reanudará una vez recibida la misma por el órgano ambiental competente o transcurrido el plazo concedido al efecto.

Precisamente por este motivo, es importante que la ciudadanía de nuestra localidad no deje de presentar en el Ayuntamiento toda clase de alegaciones (hasta el 3 de marzo), argumentando contra la gasolinera, sus riesgos y su carácter prescindible.

Con independencia de la gasolinera, el polígono industrial de Velilla está, hoy, en un lugar “equivocado”, formando parte del casco urbano. Los anteriores gobiernos municipales han estado mirando para otro lado mientras la localidad crecía desde los 2.500 habitantes de hace 30 años a los 13.000 actuales, el resultado es un caos urbanístico, en el que los camiones se suelen perder por el centro de la localidad intentando acceder a las calles del polígono. Esa actividad industrial hace tiempo que debería haberse trasladado a los nuevos sectores industriales de Miralrío, y con el tiempo liberar suelos que tienen una clara vocación agrícola y de reserva ambiental, así lo venimos proponiendo en nuestro programa electoral. Ojalá sea esta la única consecuencia del promotor de la gasolinera: activar de una vez cambios urbanísticos para facilitar la salida de estas industrias y liberar suelo para los vecinos y los usos que corresponden a tierras de la vega (no para volverlos a “poner en valor”, claro).

El pleno aprueba iniciar el procedimiento de cambio de usos en el viejo polígono industrial

El pleno celebrado el pasado 24 de febrero de 2016 aprobó por una amplia mayoría la moción suscrita por los grupos PSOE-Somos Velilla-Grupo No Adscritos, UPyD e IUCM-LV, en la que figura el acuerdo de iniciar la tramitación de cambio de usos en el polígono, mediante una modificación puntual del Plan General de Urbanismo. La tramitación será larga, pero desde el momento en que esta propuesta se traiga al pleno quedarían en suspenso las licencias solicitadas.

Para nuestro colectivo y otros grupos municipales la presentación de alegaciones (solicitando por ejemplo una resolución de “evaluación ambiental negativa”, que conlleva el rechazo de la licencia) sigue siendo válida y complementaria, y una segunda oportunidad de aplicar la legislación en la dirección de evitar la implantación de la gasolinera. Por una o por otra vía, la gasolinera no debe construirse en las puertas de los vecinos.

La moción fue aprobada por todos los grupos con la única abstención de los concejales de España2000, VIVE y PP.

Gasolinera-plano-localizacion


Más información:
Noticia y datos sobre la gasolinera. Nuestra posición.
Moción conjunta de Somos Velilla, PSOE, concejala Alicia Martínez, UPyD e IUCM-LV
Moción de Alicia Martínez-Somos Velilla (retirada en beneficio del consenso en la anterior).
Alegaciones a la gasolinera (descargas).