.

Los caminos públicos en Velilla de San Antonio

Velilla de San Antonio tiene un entorno natural privilegiado. Ese valor añadido es la principal atracción para quienes nos visitan, y quienes lo hacen acaban por transitar por los caminos que bordean esos parajes. La conservación de los caminos, públicos o privados, son motivo de interés lógico para cualquier persona sensibilizada con nuestro municipio y también una obligación para las instituciones que tienen las competencias sobre su control y mantenimiento.

La preocupación por la conservación de los caminos públicos ha sido motivo de debate en el Ayuntamiento de Velilla a través de una moción presentada por los concejales de Somos Velilla en el pleno del mes de mayo de 2018. Según los datos aportados por los promotores los caminos públicos que son propiedad del Ayuntamiento se encuentran en estado de abandono respecto a su control. El Ayuntamiento de Velilla de San Antonio tiene un inventario obsoleto, en el que parece que se “han perdido” al menos dos caminos municipales, el Camino del Badén de Horneros (al otro lado del arroyo Pantueña) y la Vereda de los Civiles (zona de la Dehesa).

También porque la información que ofrece dista mucho de recoger todo el patrimonio público. Basta asomarse al visor oficial del Ministerio de Agricultura para localizar caminos públicos que en la cartografía siguen figurando como privados, es el caso del camino de Corsini que tiene código 900.. como corresponde a toda parcela de titularidad pública. Los caminos son también un patrimonio de suelo público muy importante, demasiadas veces ocupados, incluso absorbidos por propiedades vecinas, por eso es importante poner al día el inventario y conservarlos. Ni más ni menos que lo que obliga el art. 25.2.d) de la Ley de Bases de Régimen Local, entendiendo por conservación la creación, inventario, afectación y desafectación, deslinde, ampliación, señalización, conservación, regulación de usos, vigilancia, disciplina y recuperación, a fin de garantizar el uso y servicio público del camino. Para que sea posible la gestión de los caminos, o recuperar los usurpados, el Ayuntamiento debe dotarse de herramientas de carácter estratégico (inventario, deslinde, planeamiento urbanístico y ordenanza), así como incluir los caminos de su competencia en el Registro de la Propiedad y el Catastro Inmobiliario.

El camino de Corsini es una de las rutas más utilizadas por los senderistas. Al margen de los abusos y la falta de control, sorprende que el Catastro lo tenga identificado como público mientras el Ayuntamiento no lo recoge en su inventario.

Algunas actuaciones se han hecho recientemente, es el caso de la limpieza del camino del río, el que discurre aguas arriba desde la laguna municipal. Se han retirado los restos del viejo vallado metálico y se han retirado los postes, pero sigue siendo importante retirar las acumulaciones de leña en las márgenes del camino para evitar riesgos de incendios. Pero no dejan de ser actuaciones limitadas, que no sirven para garantizar el control de la red de caminos públicos que tenemos en Velilla de San Antonio. Un aspecto importante de la moción de Somos Velilla (que fue rechazada en el pleno) era la propuesta de que el Ayuntamiento redactara una ordenanza municipal que abarque los caminos públicos y también los privados. Esta herramienta podría poner orden en los usos (especialmente de vehículos a motor, pero también el exceso de bicicletas que se percibe en algunos caminos angostos), mantenimiento, derechos, delimitación, etc.

En Velilla hay también otros caminos públicos. La servidumbre que bordea el Jarama en las lagunas de Miralrío, o en la zona del Picón del Soto, además de los trazados del Ferrocarril de la Azucarera o del “tren de los 40 días“, cuyo trazado en trinchera aun se puede apreciar en la zona de La Dehesa. Es una lástima que estas reservas de suelo público no se estén aprovechando para facilitar el tránsito y la comunicación entre las localidades del Valle del Jarama (o con el Tajuña), tal y como se hace en otros trazados de antiguos ferrocarriles (ver el ejemplo de la Vía Verde Arganda-Ambite pulsando aquí). Así se viene intentando desde hace tiempo con poca aceptación por parte de las administraciones que deberían poner en marcha esta iniciativa.

Caso aparte es el caso de la red de vías pecuarias de la Comunidad de Madrid, de las que cuatro de ellas están presentes en Velilla de San Antonio, alguna coincide con algún trazado ferroviario, como es el caso de un tramo parcial de la Vereda del Camino de Arganda. Otras tienen mucha importancia porque constituyen una importante reserva de suelo público y un canal de comunicación con localidades vecinas, caso de Mejorada del Campo con el Cordel del Butarrón, o Loeches con la Vereda de Loeches, que transcurre por el valle del Pantueña.

El Ayuntamiento de Velilla tiene trabajo atrasado, tiene que actualizar el inventario del patrimonio público de caminos. También debe estudiar la posibilidad de incorporar como públicos algunos caminos que son muy transitados desde hace años, como es el caso de algunos que circundan las lagunas, que incluso se utilizan como escenarios de caza (ilegal) y que suponen un riesgo para la seguridad de paseantes.


CAMINOS PÚBLICOS DE VELILLA DE SAN ANTONIO (cartografía municipal)


Más información:

Moción presentada por Somos Velilla el 30-5-2018
Los caminos públicos (artículo de divulgación de Ecologistas en Acción)
Mapa de vías pecuarias de la Comunidad de Madrid
Cartografía para saber que parcelas y caminos son de titularidad pública. Instrucciones de uso pulsando aquí, la clave está en la escala adecuada/consultas/código 900.
Inventario municipal de caminos (al final de viales)
Red de vías pecuarias de la Comunidad de Madrid
Sobre el uso de vehículos a motor en los caminos de Velilla de San Antonio (Parque Regional del Sureste)
Limpieza de los caminos de las lagunas de Velilla de San Antonio (noviembre 2017)
La propuesta de crear una vía verde por el valle del Jarama (marzo 2016)