.

Los pozos ilegales del Ayuntamiento ya nos han costado cerca de 50.000 euros en sanciones

En Velilla de San Antonio había hasta hace poco cuatro pozos ilegales, propiedad del Ayuntamiento, que de manera habitual se han venido usando por los servicios municipales y por empresas privadas. Los primeros para el baldeo de calles y para el riego, los segundos para atender las necesidades de sus negocios. Esto ha sucedido durante los últimos 20 años. Por este motivo el Ayuntamiento ha tenido que hacer frente a numerosas sanciones desde 1999, por un importe total cercano a los 50.000 euros …hasta donde conocemos.

Al menos los tres últimos gobiernos municipales del Ayuntamiento de Velilla han practicado estas ilegalidades a pesar de las fuertes sanciones que acarreaban por parte de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT). Nunca les importó, incluso han facilitado su acceso a empresas privadas como la constructora Sánchez Primo. Las sanciones conocidas hasta hace poco hacían referencia a las siguientes denuncias:

  • Noviembre de 1999: una sanción de 200.000 pesetas (falta “leve”).
  • Enero 2009: Cuatro sanciones de 6.010,13 euros (por faltas “menos graves”).

Cuando la Comisión de Portavoces de diciembre de 2015 trataba una moción presentada por la concejala Alicia Martínez, y algunos representantes del equipo de gobierno alegaban que era un asunto antiguo y resuelto, se supo accidentalmente que el Ayuntamiento tenía previsto en esos momentos el pago de nuevas sanciones por importe de unos 21.400 euros (!). La moción quedó “aparcada” hasta conocer la legalidad actual de los pozos y los daños producidos a los fondos municipales por sanciones administrativas por la irresponsabilidad de los gestores municipales.

Aunque parezca increíble, desde 1999 los diferentes gobiernos municipales han estado desafiando la ley sin importarles que el Ayuntamiento tuviera que pagar una y otra vez por sanciones previsibles (…con nuestro dinero, claro). Y lo han estado haciendo además a pesar de que hay alternativas para captar agua que no sea del río (los pozos en realidad captan agua del Jarama y suelen usarse en época estival), incluso legalizando los pozos ante la Confederación Hidrográfica del Tajo. La solución más razonable y sostenible era y es bien sencilla, se encuentra en la depuradora, de hecho es de donde se captará agua en pocos años para el baldeo y el riego. Así está previsto en el “Plan director de suministro de agua tratada” del Canal de Isabel II, que actualmente está en fase de ejecución en Velilla y Mejorada (expropiación de parcelas), y que permitirá aprovechar agua de la depuradora de Velilla. La solución es cargar ese agua desde el depósito actual de la depuradora. Al parecer la alternativa era más complicada que pagar sanciones con los impuestos de los vecinos y vecinas de Velilla de San Antonio. Un nuevo ejemplo de una manera de gobernar que hay que desterrar de nuestra localidad. Seguiremos informando sobre este asunto.


Localización de algunos de los pozos municipales sancionados

plano-pozos


Más información:

Resolución tipo de sanción, de uno de los pozos (año 2009)