.

Situación límite en el servicio de basuras

La gestión de las basuras en Velilla de San Antonio atraviesa una situación preocupante que cualquier vecino comprueba a diario. El estado lamentable de los contenedores, especialmente de materia orgánica, está generando problemas sanitarios y dificultades para muchas personas, que no pueden depositar con facilidad las bolsas de basuras. Muchos depósitos de basuras han sido víctimas del vandalismo. El incendio de los contenedores de papel es una lacra en nuestra ciudad, y confirma que hay un grave problema cultural por resolver desde todas las instituciones, especialmente desde los centros escolares y la institución local. Por supuesto que la policía local debe perseguir estos casos (y otros muy lamentables que se producen en otras infraestructuras), pero se trata sobre todo de un cambio de valores, de educación cívica. Un trabajo a largo plazo que requiere planificación y constancia por parte de los poderes públicos.

Acceder a los contenedores no es fácil para las personas mayores, la mayoría de ellos carecen del pedal de apertura, retirado para venderlo como chatarra metálica o por manejos inadecuados del vehículo de carga. En otros casos falta la tapa, o tienen roturas, que permiten el acceso de roedores, facilitando con ello la proliferación de estas y otras plagas en algunas zonas de la localidad. Por si fuera poco no es excepcional encontrarse con todos los contenedores desbordados de basura y con acumulaciones de bolsas y desperdicios al pie de ellos.

A pesar del lamentable estado de conservación y de limpieza de estos depósitos no se sustituyen con la debida diligencia, y el escenario general es el de una concentración de infraestructuras ruinosas e insalubres. Por otro lado han desaparecido los depósitos de aceite usado que muchas personas venían utilizando para eliminar este residuo contaminante. Estos depósitos para el aceite eran, en algunos casos, muy utilizados (caso del que había frente al Ahorramás), y con su desaparición se ha roto un hábito de separación de residuos que siempre será difícil recuperar.

Corresponde al Ayuntamiento abordar un plan de renovación de estos contenedores, en el marco del contrato firmado con la empresa concesionaria, o a través de un plan de reposición extraordinario. Acabado el verano estos problemas irán en aumento y la situación se degradará sin remedio si no se toman medidas de emergencia. Los vecinos y vecinas tenemos un grave problema sanitario y el Ayuntamiento tiene la obligación de resolverlo.

Algunos ejemplos de lo que tenemos alrededor de nuestras viviendas
IMG-20150902-WA0005 IMG-20150902-WA0007
IMG-20150902-WA0010 IMG-20150902-WA0015